¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

lunes, 2 de abril de 2018

Fuerzas Aéreas de la República Española

Las Fuerzas Aéreas de la República Española (a veces, abreviadas como FARE) eran la Fuerza aérea dela Segunda República Española, aunque éstas estuvieran operativas como tal entre 1936 y 1939.

Popularmente se la conoce como «La Gloriosa». Esta extinta fuerza aérea es muy conocida por su intensa participación durante la Guerra Civil Española, desde el comienzo de la guerra hasta su disolución en 1939, tras la derrota final del Gobierno republicano.

Creada como una reorganización de las anteriores fuerzas aéreas republicanas (la Aeronáutica Militar, la Aeronáutica Naval y otras), nacía en el prestigio que habían obtenido los aviones republicanos durante la Defensa de Madrid y más adelante durante su decisiva intervención en la Batalla de Guadalajara contra las formaciones italianas. No obstante, desde la Batalla de Brunete su anterior superioridad se vio minada continuamente hasta la decisiva Batalla del Ebro (julio de 1938), de la cual la Aviación republicana salió en mayor inferioridad frente a la Aviación franquista. A pesar de que en sus últimos tiempos tuvo que combatir en franca inferioridad frente a la Aviación franquista (como también frente a la Legión Cóndor y la Aviación Legionaria), se mostró combativa y siempre activa.

Tras el final de la Guerra, muchos de los aviones de la FARE que habían sobrevivido al GOLPE fueron repintados con las insignias y distintivos de la FASCISTA (otros lo harían bajo los emblemas de la nueva compañía nacional de Transporte aéreo, Iberia) y siguieron prestando servicios durante muchos más años.

jueves, 22 de marzo de 2018

EL RENACIMIENTO

Desde los tiempos primitivos, sin apresuramientos, contando con muchos siglos por delante, el hombre ha ido adaptándose a diferentes ambientes, a variados modos de vida, al uso de nuevos elementos, en suma, progresando. Es así como de nómada se hizo sedentario, porque tenía necesidad urgente de asegurar su alimentación; también, los tiempos históricos se designan con nombres significativos que indican progreso - la Edad de Piedra, la Edad de Bronce o la Edad de Hierro.

Alrededor del año 3.000 a.C., durante la Edad de Bronce, se encuentran vetas de cobre aleado con estaño, materia cuya mayor resistencia permite que los descubridores fabrique armas de calidad muy superior a las que hasta entonces utilizaban los otros ejércitos. Este hecho- fabricación de armas de mayor resistencia-, es un elemento que sirve para explicar, por ejemplo, los triunfos de los hititas, que afianzaron sus conquistas formando una nación, lo mismo que la de sus herederos, los asirios, que en el año 800 a.C., conquistaron los territorios de Asia o la de los aqueos, que dominaron y sometieron a los dorios, en Grecia, que, todavía, usaban armas de cobre.

Los progresos de la Humanidad no se detuvieron, pero los conocimientos alcanzados hasta la Edad Media, solo se estudiaban en las escuelas eclesiásticas, por lo que su difusión era muy restringida, pero en el siglo XV y comienzos del XVI, nació un movimiento cuyo propósito era resucitar en la cultura europea los valores que se habían acumulado desde la antigüedad. Este movimiento se extendió a muchos otros aspectos - reconocidos por hombres destacados, como Erasmo, Vasari, Rabelais y Burckard -, entre ellos, la reconciliación de la naturaleza y la razón con el arte y la renovada vitalidad en el desarrollo del individuo y del mundo, base para que naciera el hombre moderno. Pero, para situar los orígenes de este movimiento, también hay que contabilizar otros hechos, como el inicio de la superación de la crisis experimentada en la Baja Edad Media - que vivió una gran recesión económica - y que la época soporto grandes epidemias que, junto a la pobreza acarrearon profundos conflictos sociales, al tiempo que el mundo conoció una gran explosión demográfica y, finalmente, que se produjo una gran circulación de los hombres y de las ideas, aparte del crecimiento de una expansiva economía internacional.

Junto a estos antecedentes, también hay que tomar en cuenta que se formaron grandes estados nacionales, como la monarquía española que surgió por el matrimonio de Isabel y Fernando, uniendo las coronas de Castilla y Aragón; la nación francesa que reunió el Rosellón con Provenza, el ducado de Borgoña y el de Bretaña o la monarquía inglesa con Gales; Dinamarca que mantuvo su dominio sobre Noruega - y Suecia, hasta 1523-, completando este cuadro Iván III (1462-1505), el gran hacedor de la patria rusa.

Todos estos estados, que se regían por el sistema de monarquías hereditarias - salvo los ducados de Milán y Toscana, que solo las establecieron, en el año1530-, abandonaron la contratación de mercenarios para sus guerras, pero, para consolidarse o para expansionarse, afrontaron la necesidad de organizar sus ejércitos reclutando soldados nacionales, lo que significo una carga económica permanente, que debieron financiar apelando a recursos extraordinarios -impuestos sobre las personas, los bienes y sobre los intercambios comerciales. Además, fue necesario hacer numerosos cambios en la forma de administrar el poder, creando consejos especializados (hacienda, guerra, justicia, entre otros).Y, por cierto, para estudiar y concluir acuerdos con otros países, debieron crear ministerios de relaciones; Italia fue el primer país que lo estableció.

Sucedieron otros hechos deben tomarse en cuenta para explicar el Renacimiento. Desapareció la servidumbre de la gleba, porque los señores feudales, como resultado de la implicación de sus economías en el mundo urbano, disminuyeron la explotación directa de sus tierras.
Las ciudades conocieron un gran desarrollo - Venecia, Florencia, Paris, Nápoles, Lisboa, Sevilla, Génova, Amberes - que, también vieron el nacimiento del capitalismo protagonizado por las muchas familias de banqueros inmensamente ricos - los Médicis, en Florencia; los Grimaldi, en Génova; los Schetz, en Amberes, representantes de un insospechado aumento de las riquezas. Nacieron industrias de envergadura y, entre ellas, la que tuvo el desarrollo más importante fue la textil (lana, cáñamo, seda, lino, etc.), pero, a mediados del siglo XV, aparece una pujante industria metalúrgica y se inicia una intensiva explotación minera de la plata y de otros metales.

Es el tiempo en que aparecen los mecenas, que fomentaron el cultivo de las letras y las artes, y los descubrimientos geográficos que traen consigo la ampliación de los conocimientos con las narraciones de los viajeros, con el develamiento de las ideas de la antigüedad y la difusión de libros, merced a la invención de la imprenta. Es decir, se empezó a vivir una sensación de un mundo nuevo, que traía una diferente postura intelectual; esto era lo que se ha denominado Renacimiento.

Italia del norte, por su industria y organización comercial, con Florencia a la cabeza, era la región más rica de Europa, ya desde el siglo XIV, y Venecia y Milán eran fuertes plaza comerciales. Franceses y españoles se trasladan a Italia, para luchar entre ellas por su dominio, entran en contacto con el Renacimiento y son atraídos por esa forma de vida y se disputan la conquista de literatos, músicos, pintores y, en general, artistas para que se trasladaran a sus países. El movimiento renacentista, seduce, también, a Inglaterra, los Países Bajos y Alemania.

Toda Europa adopta el nuevo ambiente y forma de vida, llegado de Italia, lo que constituye el triunfo del Renacimiento.

PROGRESOS ÁRABES

Después de sus conquistas en Europa, partiendo de España, y en Asia hasta la India, los árabes comenzaron a interesarse tanto por las civilizaciones de Occidente como por las de Oriente, a tanto que manifestaron la ambición de heredar la aportación grecorromana. Al-Manzor (712-775 d.C.) fue el primer califa que estimuló esta ambición, pues hizo traducir al árabe todos los libros de los griegos y fundó en Bagdad una especie de universidad, que comprendía una importante biblioteca y un observatorio astrológico. Durante varios siglos, el idioma árabe fue considerado como la lengua de la ciencia, y las gentes de diferentes países de Europa iban desde muy lejos a Bagdad para beber en las fuentes de la ciencia antigua salvaguardada por los árabes.

El desarrollo de la ciencia entre los árabes alcanzó su apogeo hacia los siglos IX y X y, como la astrología gozó siempre de popularidad en Oriente, fue completamente natural que los árabes dedicaran una muy particular atención a la Astronomía. Sirviéndose del Almagesto, traducción árabe del famoso Tratado de Astronomía, de Ptolomeo, los astrónomos árabes trataron, en primer lugar, de reducir las teorías a tablas, de perfeccionar los instrumentos de medida y de multiplicar las observaciones con más precisión. Pronto se dieron cuenta de ciertos errores cometidos por el astrónomo alejandrino, principalmente en lo relativo al tiempo de revolución de la Luna, los límites de los eclipses solares, las posiciones res-pectivas de Mercurio y de Venus con relación al Sol.

El descubrimiento más importante hecho por los astrónomos árabes fue la precesión de los equinoccios. Este importante aporte, se le atribuye a Al-Battani, también llamado Albatenio, gran señor, que vivió a finales del siglo IX y a comienzos del X, año 929 a.C.

Según las observaciones hechas por los antiguos, ya se sabía que las estrellas no recorrían todo el cielo, sino solamente ocho grados del Zodiaco, tanto hacia el Este como hacia el Oeste. Para explicar este fenómeno, Ptolomeo emitió la hipótesis del acceso y del receso: según él, la esfera celeste experimentaría un movimiento lento, correspondiendo un grado cada ochenta años; este movimiento se proseguía en sentido directo hasta 8 grados, y después cambiaba de sentido hasta la posición correspondiente a cero grado, momento en que el movimiento se emprendía de nuevo, pero en sentido contrario. Así, para tener en cuenta este movimiento de la esfera celeste, Ptolomeo, dedujo la necesidad de añadir un día al cálculo había sido fijado por Hiparco, que vivió trescientos años antes que él. No obstante, Al-Battani observó que, en realidad, a Hiparco le faltó añadir cuatro días y medio, según lo que había deter-minado Ptolomeo, pese a que éste le había añadido un día mas, mientras que el tiempo que había transcurrido entre Hiparco y Ptolomeo no era más que de unos setecientos años. Al- Battani renunció entonces a esta hipótesis del acceso y del receso, y se hizo el siguiente razonamiento: Para descubrir la verdad, es preciso hacer observaciones de una manera contínua, y corregir las antiguas determinaciones aplicando las enseñanza de las nuevas observaciones, es decir, seguir las pautas que habían hecho los que vivieron antes que nosotros, que co-gieron las observaciones de sus predecesores.

Esto quería decir que debía comparar sus propias mediciones con las que había hecho Ptolomeo. El tiempo y el espacio transcurridos entre estas dos épocas era bastante largo y ello le permitió encontrar un valor muy exacto de la velocidad de precesión de los equinoccios. El valor que Al-Battani había encontrado era el primero en sesenta y seis años solares. Este valor se aproxima mucho al verdadero.

Entre los físicos árabes, debe mencionarse a Al-Hazan (965-1039 a.C.), quien por primera vez trató en su libro de óptica sobre la ley de la reflexión. El autor mencionó igualmente el fenómeno de la refracción; no obstante, no estableció su ley rigurosa sobre estos nuevos conocimientos; admitía solamente que existía una relación constante entre el ángulo de incidencia y el ángulo de refracción. Por último, su libro contiene la primera descripción del principio de la cámara oscura, así como una descripción detallada del ojo humano con el humor acuoso, el cristalino, la córnea y la retina.

Prosiguiendo el sueño de los egipcios, los árabes dirigieron sus esfuerzos hacia la alquimia. Sobre transmutación de los metales ordinarios en oro, observaremos que, con el progreso actual de la ciencia los núcleos atómicos, es efectivamente posible fabricar núcleos de oro a partir de los núcleos de mercurio, elemento que ocupa la casilla inmediata al oro en la clasificación periódica de los elementos, siendo el orden creciente de los pesos atómicos. Pero conviene observar que, en el tiempo de los árabes, la cuestión de la transmutación en oro, no tenía enteramente el mismo aspecto, y se trataba sólo de una simple especulación. Debemos decir por último que, si los alquimistas árabes no lograron hallar la piedra filosofal, llegaron por lo menos a preparar ciertas aleaciones y amalgamas y encontraron numerosos ácidos y alcoholes. Así que podemos decir con sobrada razón que tienen el mérito de haber penetrado en los caminos de la metalurgia y de la química. Si se estudia la civilización de los árabes, se comprueba que tanto su ciencia como su arte suelen tener un carácter híbrido y que, a veces, carecen de originalidad, pero sea como fuere los árabes tienen el indudable mérito de haber salvado y enriquecido la ciencia antigua. Tienen también derecho a nuestro reconocimiento por haber introducido en Occidente la civilización extremo-oriental.

ÁFRICA EN EL PRIMER MILENIO ANTES DE CRISTO

Las tierras de África al sur del Ecuador, aunque muy posiblemente es la escena en la que emergiera el Homo Sapiens, también eran las tierras en que muchos pueblos vivieron aislados durante miles de años, sin conocer ni disfrutar los pequeños progresos de la Humanidad, como tampoco conocieron las ideas que estaban transformando el mundo en otros lugares del mundo. En cambio, en las tierras africanas situadas al norte del Ecuador, se practicaba la caza y la recolección, que era el modo de vida en los tiempos de la Edad de Piedra, pero, en las tierras del sur, con un terreno lleno de grandes pantanos y, además, atravesado por el más ecuatorial, presentaba muchos inconvenientes para la practica de la agricultura y la crianza de ganado; estas dificultades eran la frondosidad de los inmensos bosques tropicales y las constantes lluvias torrenciales; por eso, de modo incipiente esta forma de vida comenzó en el sur a los comienzos de la Edad del Hierro y en los albores del cristianismo.


La agricultura nació con el cultivo de cereales y la domesticación del ganado entro en África desde el Este asiático; las tierras más tempraneras que adoptaron estas practicas pueden fecharse entre los siglos VI y V a.C., con cultivos de trigo y cebada en los bordes del Nilo, especialmente en el Delta, mientras que la cría de los rebaños se se iniciaron cerca de Hoggar, en el medio y bajo Sahara, que entonces ofrecía una ambiente con suficiente humedad para permitir la vida en las zonas desérticas, porque este fenómeno de la desertización del Sahara fue ganando terreno en los tres siglos siguientes y trajo consigo otro hecho circunstancial: el que los pastores se adentraran en las zonas selváticas del valle del Nilo y de su delta e, incluso, más al sur siguiendo la ruta de las lluvias. Sin embargo, la expansión del cultivo de los cereales, requirieron que se iniciaran experiencias de siembras del mijo y sorgo, que crecían en los trópicos.

Estas experiencias necesitaron, probablemente, un largo periodo, tanto tiempo como para que fueran considerar completamente adaptadas por el siglo II a.C.; sin embargo, en todo ese tiempo, pudo haber algún cultivo marginal de frutas y verduras en la zona del bosque, antes de este periodo (la mayoría de las plantas africanas, ecuatoriales, de volumen, como el plátano y el ñame, no son indígenas, y se introdujeron desde el sur asiático), cultivos necesarios en Sudan por el aumento de las poblaciones negras, aunque los sudaneses se cultivaban cereales en sus tierras, y que al promediar la Edad de Piedra, estos habitantes penetraron en los bosques ecuatoriales, en particular aquéllos de África oriental, para practicar la agricultura y criar y cuidar de sus rebaños, aunque, el hombre, debió mantener una permanente lucha con la selva, sin duda, era un obstáculo formidable, difícil de dominar. Sin embargo, en la víspera de la Edad del Hierro, todos estos pueblos mantenían una economía especialmente basada en la pesca, con alguna horticultura de apoyo, modos de vida que se extendieron desde el norte a los márgenes sureños del bosque, valiéndose de los canales del río Congo, como sistema fluvial de transporte y movilización.


En Egipto antiguo, a finales del siglo IV a.C., se paso de la Edad de la Piedra a la Edad del Bronce, pese a que en casi todas partes, el bronce había sido sustituido por el Hierro, el primer metal en ser trabajado en grandes cantidades. Ya establecido este nivel de progreso, - suficiente producción de comida y abundante hierro para fabricar armas y utensilios- desde el Este llegaron otros pueblos al continente africano y se extendieron del norte al sur. Los asirios introdujeron armas hierro y herramientas al invadir Egipto en el 663 a.C., y de allí las nuevas técnicas se extendieron rápidamente por el Nilo al Reino de Kush, cuya capital, más tarde, Meroe, fue el principal centro de una gran industria metalúrgica, desde el siglo VI en adelante. También llegaron los cartagineses, que desarrollaron todavía mas la industria del hierro, en sus tierras del norte, durante los siglos 7th y 6th B.C. Pero es probable que esta explotación del hierro y sus técnicas de tratamiento, cruzaran el desierto siguiendo las rutas transaharianas que recorrían los comerciantes (que existieron en forma rudimentaria, incluso antes de que se introdujera el camello, desde Asia), aunque desde mediados del siglo V a.C. hubo una incipiente industria metalúrgica en el Jos de la Meseta Nigeria.


En Etiopía, los predecesores del reino de Axumite aprendieron los usos de hierro aproximadamente en el siglo IV a.C. Este reino de Axum, que era un estado pagano y mantenía relaciones con varios reinos árabes, todos en el área del Mar Rojo, se convirtió a la versión de monoteísta de la Cristiandad; sin embargo, a pesar del cambio, conservo estas relaciones, principalmente pacíficas, con las fuerzas emergentes de Islam al norte hasta el periodo de las Cruzadas.
En las tierras africanas que se extendían al sur del Ecuador, la fecha de la Edad de Hierro, es más tempranera - alrededor del principio de la era Cristiana-, pero sobre todo en la mayoría de los pueblos del subcontinente el inicio de la Edad de Hierro marca una revolución mucho más dramática que en el norte, que no represento un cambio por si mismo, sino que también, en todas partes, trajo el inicio del cultivo de los cereales, los primeros pasos de la ganadería y los primeros productos de alfarerías Desde el momento en que todos los pueblos del área era productores de alimentos y que todos hablaban bantú, podemos decir que las actividades agrícolas fueron el vehículo difusor de este idioma.

Es posible, entonces, concluir que la población negra relacionada por el idioma y tipo físico con los negros de africanos del Este, establecidos en esta área a finales de la Edad de Piedra, en Kananga, se expandieron a comienzos de la Edad del Hierro por todo el sur africano. Probablemente el proceso involucró más mestizaje que violencia, contando con abundantes fuentes de agua y la presencia activa de los productores de alimentos, probablemente obligaron a replegarse a los cazadores, que mantuvieron solo focos lingüísticos propios, pero asimilando los avances culturales de la región. Por el año1000, gentes de África negra estaban viviendo en sociedades agrícolas fijas, y algunos los estados políticos, bastante poderosos, estaban empezando a surgir en todo el sur africano.

martes, 20 de febrero de 2018

MARCONI Y LA RADIO

Su carrera fue la de un inventor afortunado, de mentalidad clara y visionaria y, además, poseía el espíritu de los negocios, preciso para inspirar confianza y procurarse los medios financieros indispensables.

Guglielmo Marconi nació en Bolonia, el 25 de abril de 1874, de padre italiano y madre irlandesa. Desde muy joven, manifestó una viva afición por "las manipulaciones de física", y en el desván de la casa paterna, organizó un pequeño laboratorio, con pilas, timbres, manipulador Morse, bobina de Ruhmkorff y otros aparatos de moda., pero bastante caros, por lo que su madre le hacía empréstitos secretos, porque Marconi padre veía con malos ojos aquel baratillo.
Probablemente, mientras estudiaba en Liorna, tuvo relación con el profesor Righi, que repetía entonces las primeras experiencias sobre las ondas electromagnéticas: la rana de Galvani y de Biot, sometiéndola a descargas electroestáticas o con el tubo de limaduras de Branly que, con esas descargas, se hacían bruscamente conductoras; y sobre todo, las observaciones características de Hertz sobre la polarización, la reflexión y la refracción de las ondas eléctricas, análogas a las ondas luminosas.

Todas estas "acciones a distancia" son perceptibles hasta a veinte metros de las fuentes, pero en aquella época, nadie podía imaginar que pudieran ir mucho más lejos; aunque ya Popov descubría, con su cohesor enchufado a un pararrayos, tempestades a varios kilómetros de distancia. Ello era debido a que las descargas atmosféricas ponían en juego potencias desproporcionadas en relación con las de los excitadores de laboratorio. No obstante, la idea de "telegrafiar sin hilos" a distancias comercialmente interesantes, había cruzado por algunos cerebros, aunque no llegó a manifestarse en realización alguna. Pero éste fue precisamente el punto de partida original de Marconi. Provisto del aparato de Hertz, la antena de Popov y el cohesor de Branly, logró realizar en Bolonia una transmisión de telegrafía sin hilos a algunos centenares de metros.

Era 1896 cuando patentó su invento, pero no encontró apoyo oficial en Italia y como la primera virtud de un inventor es no desanimarse, desde luego, Marconi la poseía, además, contaba con su madre que tenía relaciones con Inglaterra. Emprendió el viaje y renovó sus gestiones con Sir Willian Preece, ingeniero jefe de telégrafos, que precisamente se encontraba ensayando una "telegrafía por el suelo", hombre admirable por su gran inteligencia y la amplitud de visión: lejos de tratar a este extranjero como a un competidor eventual, se apresuró a facilitarle la demostración. En el mismo Londres, se realizó una comunicación a noventa metros; después, en la llanura de Salisbury, a cuatro kilómetros. El empleo de la antena de Popov, inmediatamente después, le permitió hacerlo a través del canal de Bristol, 14 kilómetros. Esta distancia era suficiente para numerosas aplicaciones y los ingleses le concedieron al joven inventor - tenía 22 años - una subvención de 15. 000 francos y fundaron para sostenerlo, la "Wireless Telegraph and Signal Company"; los italianos, informados de este éxito, lo llamaron para efectuar otros ensayos en el golfo de La Spezia.


Y comienzan los hitos de la Telegrafía Sin Hilos: en 1898 comunicaciones efectivas a través de la Calzada de los Gigantes, en Irlanda - con ocasión de las regatas de Dublín, primer "radio-reportaje" en el yate real del príncipe de Gales, y meses mas tarde, la llamada de socorro y del primer salvamento, cuando este barco fue víctima de una colisión. Después de otras exitosas pruebas, sin esperar más, Marconi decide comunicarse a través del Atlántico. Son necesarios "grandes elementos". Lleva a Poldhu, Cornwall, una estación emisora, cuya potencia se eleva desde 200 vatios hasta una veintena de kilovatios (los condensadores se cargan por un alternador); la antena consiste en un "plano" de 50 hilos, soportado por dos torretas de 49 metros de altura, separadas por 61 metros. Se embarca él mismo para ir a ensayarla y comprobar la recepción en Terranova: el emplazamiento escogido es la colina de Signal-Hill, cerca de Saint-John. Para alcanzar económicamente una gran altura, la antena está sostenida por una cometa; la recepción se hace en un teléfono montado en serie con el detector.

Desde el primer día (12 diciembre 1901), las señales de Poldhu-tres puntos, la letra "S" del alfabeto Morse - se oyen débilmente, pero el alcance de 3540 kilómetros ha sido cubierto y la fortuna sonríe al audaz. Se fundó rápidamente la "Marconi Wireless Co.", se reforzó la estación de Poldhu, se construyó la estación de Glace-Bay en Nueva Escocia, y así comenzó el servicio comercial trasatlántico.
En 1909, el salvamento del paquebote Republic y, en 1912, el más célebre aún del Titanic (865 personas supervivientes), confirmaron el inmenso servicio prestado por la Telegrafía Sin Hilos a la seguridad de las vidas humanas en el mar. Es imposible citar todo lo que ha permitido hacer desde entonces y la navegación aérea no existiría si el aviador no pudiera estar constantemente en contacto con sus bases, para conocer el tiempo, guiarse a través de la niebla y pedir socorro en caso de aterrizaje forzoso.

Mientras proseguía interesándose por la técnica propiamente dicha - sobre todo en las ondas cortas y, desde 1922, por la posibilidad de "detectar electromagnéticamente" los obstáculos -Marconi había llegado a convertirse en un personaje importante: presidente de poderosas compañías, senador, hombre político, presidente de la Academia de Ciencias italiana, premio Nobel 1909 y titular de numerosas medallas y recompensas de todos los países. Sin embargo, también le tocó sufrir duras pruebas: en 1911, en un accidente de automóvil perdió un ojo, haciéndole temer, durante algún tiempo, la ceguera completa, a la que se resignó valerosamente.
Se casó dos veces, la primera en 1905 y la segunda veinte años después, en 1925.
Marconi falleció a causa de una crisis cardíaca, el 20 de julio de 1937.






jueves, 8 de febrero de 2018

LA DESBANDÁ

La Masacre de la carretera Málaga-Almería, más conocida como 'la desbandá', fue un episodio trágico de la Guerra Civil Española en el que murieron miles de civiles.

Sucedió en febrero de 1937, unos días después de que las tropas franquistas comenzaran su ataque definitivo contra la ciudad de Málaga, una zona caracterizada por tener un fuerte movimiento obrero durante la II República.

En vistas de lo que se les venía encima y temiendo por la segura represión tras la toma de Málaga, más de 100.000 milicianos y civiles malagueños abandonaron su ciudad en dirección a Almería, ciudad que en ese momento se hallaba bajo control republicano. El camino elegido fue la actual carretera N-340, que no había sido cortada, pero sí que estaba siendo duramente bombardeada desde mar y aire.

Si en Guernica las bombas fascistas cayeron sobre 5.000 vascos, en la Desbandá más de 150.000 malagueños, en su mayoría mujeres y niños, tuvieron que huir de la ciudad a pie, descalzos incluso, mientras eran bombardeados desde el aire por aviones alemanes e italianos y desde el mar por buques nacionales. Narran las crónicas de la época, según recuerda la historiadora Lourdes Peláez, “cómo los barcos franquistas acompañaban tranquilamente en paralelo y por el flanco derecho la huida de la población, que dejaba atrás Málaga por la única carretera posible, esculpida en la roca encima del mar, mientras los bombardeaba”.

A los 5.000 muertos de aquella huida habría que sumar muchos más en Málaga una vez que cayó el 8 de febrero a manos de los sublevados. “Las informaciones de diarios de la época como El Centinela describen como Málaga ya no era una ciudad, era una carnicería, con mujeres saltando por la ventana, olor a carne quemada o los fascistas tiroteando por las calles indiscriminadamente a gente indefensa”, explica Peláez. Además, mucha gente de los pueblos que atravesaban les negó el socorro por miedo también a las represalias del ejército franquista.


ARIAS NAVARRO, EL CARNICERITO DE MÁLAGA

En su condición de fiscal, durante la guerra civil Carlos Arias Navarro (1908-1989) ingresó en el Ejército franquista como capitán honorario adscrito al cuerpo jurídico militar y tuvo un destacado papel en la represión que se produjo en Málaga. Se le conoce como el "carnicero de Málaga", pero no porque fuera hijo de un empleado del Matadero Municipal de Madrid sino porque participó en la muerte de miles de republicanos.

Tras la Desbandá vino la represión en Málaga llevada a cabo por el asesino de Arias Navarro mediante juicios sumarísimos. Durante la primera semana de la toma de Málaga por las tropas franquistas, del 8 al 14 de febrero de 1937, los nacionales ejecutaron sin juicio previo a 3.500 personas y hasta 1944, otros 16.952 fueron condenados a muerte y fusiladas en Málaga, según un informe del cónsul británico documentado por el historiador Anthony Beevor.


LA REPRESIÓN EN ANDALUCÍA




Unos 54.000 andaluces asesinados por la represión franquista, cifra que aumentará cuando culminen estudios en algunas provincias. Y 8.743 víctimas de la represión en zona republicana. Como comparación, el Chile de Pinochet se llevó por delante la vida de 3.000 personas y en Argentina se calculan en torno a 30.000 desaparecidos. La represión franquista puede ser calificada, en Andalucía al menos, como genocidio. Uno de cada cinco diputados electos fue asesinado, hay decenas de miles de procesados y muertos en combate, en prisión o trabajos forzados, otros 40.000 condenados al exilio o afectados por la labor depuradora… y en todo este proceso las mujeres fueron un sector de la población especialmente castigado. Muchas fueron vejadas, violadas e incluso asesinadas.

Muchos de nuestros más insignes políticos e intelectuales andaluces fueron obligados al exilio (Antonio Machado, Alberti…) o pagaron con su vida (Federico García Lorca, Blas Infante…) su fidelidad a la República. Todavía hoy en día son muchos los hombres y mujeres cuyos cadáveres permanecen sepultados de forma anónima en las cunetas o fosas comunes donde fueron masacrados.


jueves, 1 de febrero de 2018

BRASIL

Sin duda, desde muchos puntos de vista, Brasil es un país peculiar. Desde luego, ha sido el único que, de colonia se transformó en imperio, lo que no es poco decir. Lo curioso es que Napoleón, que estaba tan lejos, fuera el factor más influyente de este acontecimiento y, ello, como consecuencia del bloqueo que decretó contra Inglaterra; entonces, Francia, quiso intentar la conquista de Portugal, la vieja aliada de los ingleses. Rey de Portugal era Juan VI, quien, enterado de los propósitos franceses, comprendió de inmediato la inutilidad de pensar en resistir a las fuerzas napoleónicas. Secretamente, decidió embarcarse con toda su familia hacia Brasil.

Llegó a Bahía, el 22 de enero de 1808. Los brasileños recibieron con gran entusiasmo a la familia real, previendo que era un factor que prometía progreso para el país, como ocurrió en el tiempo siguiente. A poco de llegar, el rey decretó la apertura de los puertos al comercio exterior, poniendo término a las viejas restricciones coloniales. Juan VI concibió convertir a Brasil en un imperio: estableció la corte en Río de Janeiro, creó Ministerios y órganos administrativos y jurídicos; también, el desarrollo del comercio fue muy importante y, por cierto, favoreció a sus amigos ingleses con muy especiales condiciones aduaneras. Incluso, abrió el país a científicos, artistas y viajeros curiosos; en resumen, estas tierras desconocidas en Europa, tomaron dimensión muy diferente e importante En el Congreso de Viena, el embajador francés, que era Talleyrand propuso que Portugal, el Algarve y Brasil, tuvieran la categoría de un reino unido, ponencia que fue aceptada. No obstante, Juan VI decidió permanecer en Río de Janeiro. Mientras tanto, en Portugal habían ocurrido cambios, debido a las ideas liberales que invadían Europa y a que la regencia , había tomado los visos de un tiranía; además, prácticamente, había puesto el país en manos de la diplomacia inglesa. Estos hechos forzaron el regreso de Juan VI a Lisboa, pero dejó en Brasil , como regente al príncipe Pedro, heredero de la corona; éste también debió afrontar los problemas creados por los ánimos nacionalistas, que se exaltaron, todavía más, cuando la Cortes portuguesas quisieron revocar la autonomía y los derechos comerciales, que ostenta Brasil, desde que fue elevado a la categoría de reino unido. Entonces, surgió José Bonifacio, naturalista, poeta y exprofesor de la Universidad de Coimbra, a quién llamaron después patriarca de la independencia, quien recomendó la monarquía constitucional, bajo el mando del regente. Es el momento en el que, las Cortes de Lisboa deciden revocar los poderes que Juan VI había otorgado a su hijo. Los dirigentes brasileños, proponen la ruptura con Portugal y, al mismo tiempo, que Don Pedro sea designado como Defensor perpetuo de Brasil. designación que acepta y nombra Ministro a José Bonifacio.Sin embargo, la ruptura definitiva la sella la Asamblea el 1º de diciembre de 1822 y se corona como Pedro I, emperador.

El Brasil independiente costó una guerra civil con las regiones que habían permanecido fieles a Portugal (Bahía, Maranhao y Uruguay). Con la ayuda de Lord Cochrane, almirante inglés, Pedcro I, dominó la situación, pero en 1828 - tras una guerra con Argentina - Uruguay se declaró independiente. Estados Unidos fue el primero en reconocer el nuevo imperio, luego, lo hicieron Inglaterra, Francia, Austria, el Vaticano y, más tarde, todos los países europeos y, desde luego, los restantes países de las Américas; Portugal lo hizo solo en 1825.

En 1824 se dictó la Constitución que tuvo vigencia hasta 1891.Pedro I abdicó en 1831 y tras el breve reinado de Pedro II, se proclama la República el 15 de noviembre de 1889.

El territorio de la República Federal alcanza a los 8.511.996 kilómetros cuadrados; su población es de 153.300.000; su capital es Brasilia y algunas ciudades principales son Sao Pablo (más de 15.000-000 de habitantes), Río de Janeiro, Salvador y Belo Horizonte.


Brasil fue descubierto por el navegante Pedro Alvares Cabral el 22 de abril de 1530

viernes, 12 de enero de 2018

COMO ERA CHINA ANTES DE LA REVOLUCIÓN DE MAO ZEDONG

El 1 de octubre de 1949, en las postrimerías de la Guerra Civil China, cuando los nacionalistas del Kuomintang ya sólo controlaban algunas ciudades en el sur, el líder del Partido Comunista de China Mao Tse Tung proclama la República Popular China desde la puerta de Tian'anmen de la Ciudad Prohibida de Pekín.

Antes de 1949, China fue un país abrumadoramente de campesinos empobrecidos que apenas subsistían en condiciones desesperadas. Fue una sociedad en que los matrimonios concertados, la brutal práctica de vendarle los pies a la mujer y el infanticidio de niñas (pues las consideraban “inútiles”) eran comunes en el campo. En una ciudad como Shanghai, cada año se recogían 25.000 cadáveres de las calles. Fue un país en que cuatro millones de personas morían al año de enfermedades contagiosas y 60 millones estaban adictas al opio.

CHINA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

China entró en el siglo XX en total decadencia de su sistema dinástico para ser luego desgarrada por guerras intestinas y casi cincuenta años de dominación por parte de Europa, Estados Unidos, Rusia y Japón. En los primeros años de la República de Sun Yat-sen se produjo el desmembramiento casi total del territorio en zonas de influencia dominadas por caciques y a lo largo de la primera mitad del siglo XX hubo brotes nacionalistas, guerras internacionales y una guerra civil. 

En 1911, el decaído Régimen Imperial decidió nacionalizar el sistema de ferrocarriles Chino. Esto ocasionó revueltas en toda China, y grandes regiones del país se volvieron independientes de la autoridad central. Esta revolución marcó el final de una época, ya que casi 2’000 años de tradición imperial China llegaron a su fin. El siglo XIX había destripado a la monarquía y a la tradición China de su autoridad, y muchos Chinos comenzaron a sentir que la única manera de salvar a China era seguir ejemplos occidentales. Sin embargo el problema principal de la Revolución, fue que pronto descendió al faccionalismo. 

En Febrero de 1912, el último Emperador Chino abdicó y Yüan Shih-k’ai, un poderoso primer ministro, fue elegido como presidente. Un parlamento Chino fue establecido y al día siguiente el partido nacionalista de China, el Kuamintang, fue formado. Sun Yat-sen, un poderoso miembro del Kuomintang que hasta hoy es considerado el padre de la China moderna, colaboró con Yüan hasta 1913, cuando este último atentó un golpe de estado, y Sun tuvo que volar a Japón. En respuesta, Sun reorganizó el Kuomitang bajo el modelo de la sociedad secreta y más tarde un partido revolucionario. Yüan permaneció en el poder hasta 1916, cuando presiones políticas lo derrocaron. Yüan nunca fue capaz de resolver el problema más grande de China: en la ausencia de un autoridad central fuerte, los caudillos se habían apropiado de mucho de China. Entre 1912 y 1928 por ejemplo, había más de 1300 de ellos controlando varias partes del país. 

La lucha entre el Kuomintang y el PCCh

El 12 de marzo de 1925 murió Sun Yat-sen. En la primavera del mismo año, China se vio estremecida por un sin número de huelgas obreras. Más adelante, ésta desembocaría en guerra civil. El 25 de mayo, la policía japonesa arrestó a muchos huelguistas en Tsinhtau. El 30 del mismo mes, en solidaridad con los arrestados, los trabajadores realizaron manifestaciones en Shangai. La policía británica abrió fuego contra ellos. El conflicto se extendió hasta Hong Kong, Cantón y otras poblaciones.

Mientras tanto, Chang Kai-chek ganaba influencia dentro del ala derecha del Kuomintang, conformada por fuerzas burguesas reaccionarias. Mientras los generales atacaban al movimiento obrero en Kuantung, se formaba un "gobierno revolucionario" y un ejército de campesinos y trabajadores. En septiembre de 1926, las fuerzas revolucionarias ocuparon Hankeu; después marcharon hacia Shangai donde llegaron en marzo de 1927.

La década de 1928-37 fue una de consolidación y logro por el Guomindang. Algunos de los aspectos más duros de las concesiones y privilegios extranjeros en China se moderaron a través de la diplomacia. El gobierno actuó enérgicamente para modernizar los sistemas legales y penales, estabilizar precios, amortizar deudas, reformar los sistemas bancarios y cambiarios, construir ferrocarriles y carreteras, mejorar los establecimientos de salud pública, legislar contra el tráfico de narcóticos y aumentar la producción industrial y agrícola. También se lograron grandes avances en educación y, en un esfuerzo por ayudar a unificar a la sociedad china, en un programa para popularizar el idioma nacional y superar las variaciones dialectales. El establecimiento generalizado de las instalaciones de comunicaciones fomentó aún más un sentimiento de unidad y orgullo entre la gente.

El prestigio de Mao aumentó constantemente después del fracaso de las insurrecciones urbanas dirigidas por la Comintern. A fines de 1931 pudo proclamar el establecimiento de la República Soviética de China bajo su presidencia en Ruijin Provincia de Jiangxi. El Buró Político del PCCh de orientación soviética acudió a Ruijin a invitación de Mao con la intención de desmantelar su aparato. Pero, a pesar de que aún no había logrado ser miembro del Buró Político, Mao dominó el proceso.

A principios de la década de 1930, en medio de la continua oposición del Buró Político a sus políticas militares y agrarias y las campañas de aniquilación letales emprendidas contra el Ejército Rojo por las fuerzas de Chiang Kai-shek, el control de Mao sobre el movimiento comunista chino aumentó. La épica Long March de su Ejército Rojo y sus seguidores, que comenzó en octubre de 1934, aseguraría su lugar en la historia. Obligados a evacuar sus campamentos y hogares, los soldados comunistas y los líderes del gobierno y del partido y los funcionarios que suman unas 100.000 personas (incluidas solo 35 mujeres, las esposas de los altos dirigentes) emprendieron una retirada indirecta de unos 12.500 kilómetros a través de 11 provincias, 18 cordilleras, y 24 ríos en el suroeste y noroeste de China. Durante la Larga Marcha, Mao finalmente ganó el comando indiscutido del PCCh, expulsando a sus rivales y reafirmando la estrategia de la guerrilla. Como destino final, seleccionó el sur de Shaanxi Provincia, donde unos 8,000 sobrevivientes del grupo original de la provincia de Jiangxi (junto con unos 22,000 de otras áreas) llegaron en octubre de 1935. Los comunistas establecieron su cuartel general en Yan'an , donde el movimiento crecería rápidamente durante los próximos diez años. Contribuir a este crecimiento sería una combinación de circunstancias internas y externas, de las cuales la agresión japonesa podría ser la más significativa. El conflicto con Japón, que continuaría desde la década de 1930 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, fue la otra fuerza (además de los comunistas) que socavaría el gobierno nacionalista.

China tras la derrota de Japón

Después de la Conferencia de Yalta se formó un gobierno nacionalista (Kuomintang). El 28 de agosto  de 1945 Mao y Chiang Kai-Chek realizaban "conversaciones de paz" que desembocaron en el "Acuerdo de Paz" el 10 de octubre del mismo año. Pero, "Paz" no es "Emancipación", entonces, pronto Chiang Kai-chek volvió al ataque de las "zonas liberadas". Ahora estaba masivamente respaldado por los Estados Unidos. Sin embargo, para noviembre de 1948, Mao había conquistado totalmente el Noroeste de China; para enero de 1949, Tientsin, Pekín y Chinakiakan estaban liberadas. A finales de año, Chiang Kai-chek y sus tropas del Kuomintang fueron expulsados a Formosa, donde permanecieron bajo la protección de EE.UU.

El 1º de octubre de 1949, las masas populares de Beijing se aglomeraron en la plaza de Tian'anmen para celebrar un solemne acto, en el cual, Mao Zedong, Presidente del Gobierno Popular Central, proclamó la fundación de la República Popular China.




jueves, 4 de enero de 2018

LA CULTURA COMO DISTINTIVO SOCIAL

Paradoja cruel y a la vez consoladora: Europa, mientras se hundía en guerras tan salvajes como las medievales, manifestaba una gran voluntad de progreso intelectual, un verdadero deseo espiritual. La cultura no era ya cosa exclusiva de algunos grandes príncipes, como Federicc Prusia o Catalina II de Rusia; se convirtió en el bien común de toda una clase burguesa, cada vez más numerosa.
A pesar de las prohibiciones reales, en Francia, sobre todo, aumentó la publicación de libros. Cada cual, incluso en los conven- tos, como el de San Gall, forma su biblioteca de libros científicos, literarios, filosóficos y técnicos. En 1737 la francmasonería, fundada en Inglaterra y que llegó hasta la Corte del viejo José DE Austria, reclama la divulgación de los conocimientos. En 1741 se estableció el plan de un diccionaio universal, costeado por suscripción de los masones de Europa, que no llegó a editarse tomando como modelo la Cyclopedia del inglés Chambers, los franceses d'Alembert y Diderot, seguidos por todo un equipo de intelectuales, publicaron una "Enciclopedia o diccionario razonado de ciencias, artes y oficios", cuyo primer volumen apareció en 1751. A pesar de que Francia sufría graves reveses en política internacional, Europa estaba bajo la influencia de la lengua francesa, preferida por príncipes, diplomáticos, filósofos y científicos.

Los artistas franceses eran apreciados en todas partes. Se imitaba a Versalles en los principados alemanes. La estatua de Luis XV hecha por Bouchardon, inspiró la de Gustavo Vasa, la de Gustavo Adolfo de Estocolmo y la de Federico V en Copenhague. Los arquitectos franceses tuvieron gran éxito en San Petersburgo, y allí Falconet levantó la. estatua de Pedro el Grande. Fueron Amsterdam y Leyden, tierras de libertad, los primeros productores del libro francés. Voltaire, a quien todo París aclamaba, no tuvo rival en Potsdam ni en Mos cú. Fue un mundo sin fronteras; París y Londres eran verdaderos soles de la cultura universal. Cuando el actor Le Kain leía en casa de la señora Geoffrin alguna página selecta, toda Europa escuchaba. Cuando un solitario, como el ginebrino Rousseau, se convirtió en apóstol de la soberanía popular, no fue un país sino Europa entera la que escuchó su mensaje. Su "Contrato social", publicado en 1762, proclamó que todos los hombres son iguales y libres, que el deber de toda organización política es salvaguardar los derechos de cada uno y que cada uno debe someterse al interés y a la voluntad de la mayoría, por ser el pueblo soberano. Estas ideas, que ampliaban las de Locke, nutrieron a los intelectuales, creando en ellos una conciencia nueva y conduciéndolos hacia los grandes días de 1789. Su "Emilio", tratado de educación que enaltece la virtud, el trabajo y el respeto a la familia, causó una verdadera "reacción virtuosa", que llegó hasta las esferas más altas de la sociedad, conmoviéndola e influyéndola eficazmente.

La minoría culta se interesaba mucho por lo científico. En aquella época fueron fundadas las academias de ciencias: Royal Society, de Londres;Académie des Sciences, de París, en 1666; después fueron creadas otras en Bolonia, Berlín, Upsala, San Petersburgo y Estocolmo, en 1739.
Las matemáticas triunfaban. En el año 1743 Juan 'Alembert enunció el principio de la conservación de la energía; tres años después Leonardo Euler enunció a su vez el de la inercia; en 1781 Federico Guillermo Herschel descubrió el planeta Urano, creyendo que se trataba de un cometa, teoría que deshizo el astrónomo Lexell, de San Petersburgo, al demostrar que se trataba de un planeta visible al ojo humano en las noches sin luna. Del naturalista sueco Carlos de Linneo se puede decir que fue quien fundó científicamente la botánica y la zoología.

El mundo dilataba cada vez más sus horizontes.
En los relatos, muy apreciados, de los exploradores Europa halló lecciones de relatividad. Se enteró de que los chinos son virtuosos sin conocer ni la Biblia ni el Evangelio, que hay "salvajes" que son buenos y que las bailarinas que actuaron delante de Cook, en Tahití *, tenían tanta gracia como las de Londres. Winckelmann descubrió las ruinas de Herculano y de Pompeya. Su Historia del arte entre los antiguos , que fue traducida en seguida a muchos idiomas, reveló con numerosos ejemplos que la vida cotidiana en los tiempos antiguos era tan cómoda, lujosa, agradable y llena de ingenio-sos recursos como la vida moderna. Dos grandes tentativas coronaron esos trabajos racionales: el francés Laplace, en 1796, recreó el mundo mediante el pensamiento, sin intervención divina; el alemán Kant profesó una doctrina en la que Dios fue declarado incognoscible. Es, sin duda, el primero en separar brutalmente a la ciencia, mundo de los hechos, de la filosofía, mundo de las ideas. Pero poco había de importarles a los sabios perder un tan vasto dominio cuando estaban empezando a crear uno sin fin: el de las máquinas.








LA LUZ SOLAR

La humanidad consume la luz solar en todas las demás formas durante un año entero. Si bien ahora convertimos para nuestro uso solamente una pequeñísima fracción de este torrente de luz solar, tenemos a nuestra disposición una enorme riqueza de energía radiante y llegará el día en que podremos capturarla y transformarla a voluntad.
Incluso ahora, ciertas casas, especialmente diseñadas, utilizan la energía solar para reducir sus cuentas de combustible en dos tercios. También en diversos países se fabrican aparatos económicos solares de gran eficiencia para cocinar; en Mont-Louis, en los Pirineos franceses, se ha construido un horno gigantesco. En buenas condiciones atmosféricas, ese aparato produce temperaturas de más de 3000 C, suficientes para perforar un carril de acero en 30 segundos.

Entre todas las nuevas aplicaciones de la energía solar, quizás la más importante, hoy, está en el campo de los satélites espaciales. Estos complejos artefactos, tanto de los EE. UU. como los soviéticos, están cubiertos de células solares especiales que convierten la luz del sol directamente en electricidad, utilizada en instrumentos y en transmisores de radio. Estos ingenios son tan seguros que uno de ellos, a bordo del Vanguard I, satélite del tamaño de un pomelo, lleva operando sin interrupción desde el 17 de marzo de 1958, y se espera que emita señales durante por lo menos unos 1000 años, asegurándonos así de su presencia en órbita.

Desde la antigüedad el hombre se ha dado cuenta de que la luz solar es una fuente poderosa de energía. Desde hace siglos se sabe que una sencilla lente de aumento concentra la luz del sol en un rayo tan caliente que puede prender fuego a la madera; lentes parecidas a juguetes modernos han sido halladas en las ruinas de Nínive, que datan del siglo VII a. J. En la comedia griega Las Nubes, de Aristófanes, uno de los personajes habla de enfocar una lente de aumento sobre una tableta de cera para borrar cierta evidencia escrita. Y existe la historia, sin duda apócrifa, de que Arquímedes destruyó la flota de Esparta, que atacaba Siracusa, incendiando sus velas por medio de una batería de espejos.

En los siglos XVII y XVIII los astrónomos hallaron una prueba de la fuerza de la luz al observar que las colas de los cometas parecían ser impulsadas por algún misterioso viento, y adivinaron que el efecto se debía a una especie de presión de la luz. En un intento para observar la presión de la luz sobre la tierra, suspendieron pedazos de papel muy ligeros en potentes rayos de luz. Si bien luego se ha demostrado que la idea era correcta, la presión de luz existente no era suficiente para mover el papel en aquellos experimentos. No fue sino hasta principios de este siglo cuando se dispuso de instrumentos para detectar la presión de la luz.

A pesar de lo ligera al tacto que acostumbra a ser, la luz es una de las dos formas de energía radiante que los sentidos humanos pueden percibir directamente. El ojo es un instrumento tan magnífico que puede percibir a la distancia de un palmo una milésima parte de la energía de una sola bujía. La única otra forma de energía radiante que los seres humanos pueden sentir es la llamada energía calorífica infrarroja, puesto que la piel del cuerpo humano cubierta de terminales nerviosos puede detectar el calor y que, lo mismo que el ojo, son enormemente eficientes y responden hasta a 0,003 C.

El hecho de que la energía infrarroja es una forma de luz invisible fue descubierto a principios del siglo XIX por sir William Herschel, uno de los más grandes científicos de su época, y uno de los primeros en astronomía estelar, el cual se interesó por las manchas solares y comenzó a examinar la luz con una gran variedad de filtros de diversos colores. En 1800 descubrió que si bien algunos producían un efecto calorífico, otros no lo hacían, e investigó la causa de esa diferencia, utilizando un prisma extendió un haz de luz solar formando la banda continua de color llamada espectro, roja en un extremo, y que pasa a través del anaranjado y amarillo al verde, azul y violeta al otro extremo. Observó que el amarillo era la luz más brillante, que el rojo era el que emitía más calor, y vio con sorpresa que la mayor temperatura de todas se hallaba en radiación invisible justo por bajo de la luz roja visible. Esta luz infrarroja - "bajo el rojo" - es una parte prominente de la radiación emitida por cualquier objeto caliente.

El infrarrojo como detective

Además de su importancia en lámparas caloríficas domésticas y en la terapéutica médica, donde el calor es de utilidad, el infrarrojo invisible se ha hecho, desde el comienzo de la segunda Guerra Mundial, cada vez más importante en fotografía. Ciertas películas modernas responden al infrarrojo de la misma manera que las películas ordinarias a la luz ordinaria, lo cual hace posible obtener fotografías en completa oscuridad. La intensidad de la imagen en la película varía según la temperatura de los diversos objetos fotografiados -cuanto más caliente es el objeto, tanto más brillante aparece en la fotografía.
Por razones evidentes los militares utilizan mucho las fotografías al infrarrojo en vuelos de reconocimiento destinados a localizar, gracias al calor que emiten, instalaciones tan hábilmente escondidas que serían totalmente invisibles de día. Otra aplicación del infrarrojo, el llamado sniperscopio, permite a un tirador de rifle ver en la oscuridad gracias a un proyector montado sobre un arma que proyecta un haz de infrarrojos, el cual se refleja volviendo a una pequeña pantalla también sobre el rifle, y muestra una imagen semejante a la TV.
Un año después de que Herschel descubriese el infrarrojo, el investigador alemán Johann Wilheim Ritter observó que al otro extremo del espectro había otros rayos invisibles especialmente eficaces en reacciones químicas. El descubrimiento de Ritter recibió el nombre de espectro químico.