¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

martes, 31 de enero de 2012

CUANDO LAS PALABRAS SON NUESTROS FUSILES

Cuando la gente muestra su indignación
por las medidas del Gobierno de los Mercados
cuando sus derechos son arrebatados

Cuando la gente pierde su hogar
y sus bienes más preciados
sólo les queda el derecho a protestar

Cuando la democracia cae herida por el capitalismo
herida por la espada de los banqueros y especuladores
aquellos que sueñan con precipitar a los trabajadores
al frío y tenebroso del desempleo abismo

Sólo nos queda el derecho a protestar
y luchar, en duelo batirnos
con la palabra como fusil cargado
disparando contra el Gobierno, contra el mercado

para dejar a los poderosos colgados
en una horca en lo alto de un pinar

Bertrand Russell ¿Por qué no soy cristiano?

Hay quienes entienden que cristiano es la persona que trata de vivir virtuosamente. De este modo serían cristianos muchos mahometanos, confucionanos o budistas, que viven virtuo samente. En la actualidad, hay dos cosas esenciales para todo aquel que se llame cristiano: la primera es de naturaleza dogmática y establece que hay que creer en Dios, en la inmortalidad y deben creer en Cristo. Pero los mahometanos, entre otros, creen en Dios y en la inmortalidad, y no se llaman cristianos. Russell dice, además, que "la gente acepta la religión emocionalmente y que por eso se nos dice que es malo atacar la religión, ya que la religión hace virtuosos a los hombres."
Russell, cita la anécdota de Samuel Butler en Erewhon Revisite: "Higgins vive en Erwhom, pero viaja a un país remoto en el que permaneció algunos años.Un día decide marcharse, y lo hace tripulando un globo. Pero 20 años más tarde, vuelve a ese país remoto y observa que ha nacido una nueva religión. En esta religión, él mismo es adorado con el nombre de Niño Sol, porque se dice que ascendió a los cielos. Higgins llega el mismo día en se preparan para celebrar la Fiesta de la Ascensión. Higgins reprocha a los que ofician de sumos sacerdotes y les dice que va a comunicar al pueblo que fue él que subió al cielo en un globo. Los sacerdotes le argumentaron que no podía hacer eso, porque toda la moral del país está basada en este mito y si supieran que el Niño Sol ascendió al cielo en un globo, los hombres se harían malos".

FORMACIÓN DE LOS PUEBLOS DE EUROPA

Los llamados pueblos bárbaros, eran principalmente germánicos - sajones, jutos, anglos, frisones, francos, alamanes, burgundios, vándalos, suevos, visigodos, ostrogodos, iranios y alanos, constituyendo una amenaza para Roma, cuyas fuerzas militares, con deficiente reclutamiento nacional, recurrió a los mercenarios, a menudo, al mando de generales germánicos romanizados, como Abogrado,. El emperador Valente aceptó a 200.000 visigodos que huían de los hunos, y se establecieron en Tracia y pensó organizarlos como un contingente para utilizarlos como soldados para defender las fronteras y el resto dejó que ocuparon tierras romanas, transformándolos en campesinos. Pero este procedimiento abrió la era de las grandes invasiones bárbaras.

La primera etapa de estas invasiones está señalada por la victoria de los godos en Andrianápolis (378), batalla en la que murió Valente. Rechazados de los Balcanes hacia Iliria e Italia, primero por Teodosio y después por Arcadio, los visigodos se apoderaron de Roma (410) e invadieron posteriormente la Narbonense y Aquitania, donde se establecieron como federados en 413.

La segunda etapa de las grandes invasiones comenzó en 406, cuando vándalos, suevos y alanos atravesaron el Rin, seguidos por los burgundios, que se establecieron entre Worms y Spira (413), y por los alamanes, que se establecieron en Aisada. Poco numerosos, estos pueblos bárbaros devastaron la Galia antes de pasar a Hispania (409); los vándalos se establecieron en la Bética, al S; los alanos en el SE y SO, y los suevos en Galicia, al NO. Entonces intervinieron los visigodos en Hispania, en nombre del emperador, para combatir a estos pueblos que no habían respetado su tratado de federación con el Imperio. Los suevos consiguieron resistir durante casi dos siglos en su reino de Galicia; los alanos fueron prácticamente exterminados, y los vándalos, en número de 80. 000, se vieron obligados a pasar a África (429). En el curso de estas luchas, los visigodos, aunque perdieron una parte de sus posesiones de la Galia, aseguraron su dominio de la Península.

La época de Erasmo, Lutero y Calvino

Los grandes humanistas vacilaron ante la Reforma, tal vez porque eran, sobre todo, europeos universalistas. Entre ellos estaba Erasmo, quien estudió en Francia, en Inglaterra y en Italia, fue pensionado por Carlos V en los Países Bajos, en 1521, y finalmente, decidió instalarse en Basilea.
Simbólica trayectoria de un espíritu que busca un centro donde fijarse y que lo halla en el cruce de los caminos europeos, Basilea. Su espíritu conciliador, pero sobre todo su creencia en el libre albedrío del hombre, que es condenado por la teoría de predestinación de los reformadores, le impiden romper con Roma. Sin embargo, para conseguir transformar no solamente las almas, sino el sentido de la época, hubiera sido necesario un temperamento más apasionado y más vivo que el suyo.


Juan Calvino, de Noyon era un eclesiástico tibio a quien las nuevas ideas religiosas inflamaron bruscamente. Siguiendo el ejemplo de Erasmo, él también se refugió en Basilea para publicar allí libremente sus obras, algo que era imposible en otro sitio de Europa. En 1536 publicó La institución cristiana, editada primero en latín y posteriormente en francés. Poco tiempo después es invitado por Ginebra, ciudad que había pertenecido anteriormente a Saboya y que buscaba la manera de defender su independencia contra sus duques y contra los reyes de Francia, que eran católicos. Calvino reformó por completo la ciudad por medio de sus ordenanzas eclesiásticas; creó una Universidad que debía convertirse en el centro de una especie de internacional evangélica, orientada hacia Francia. Hombre de partido, eliminó a sus adversarios, hasta con la hoguera cuando fue necesario; rígido moralista, gobernó las costumbres valiéndose de la prisión para conseguirlo.


Autor de una obra escrita de cuarenta mil páginas, a la que se añade una colosal correspondencia, infatigable, invulnerable, de una lucidez fulgurante en todo momento, dando hasta doscientas ochenta conferencias por año, Calvino se convirtió de hecho en dictador de la ciudad de Ginebra, que pudo ser considerada la Roma protestante.


Materialmente galvanizados, los ginebrinos se lanzaron a todos los caminos de Europa,. Los calvinistas destruyeron las estatuas y las pinturas de las iglesias porque, para ellos, eran manifiestas prueba de idolatría. La agitación provocada por Calvino estaba en sus comienzos. El calvinismo, en realidad, constituía tanto una forma política como una forma mística, muy diversa de la de Lutero, quien defendía el acuerdo con los príncipes, si es que no defendía la sumisión completa a ellos.


Calvino - aunque en Ginebra ahogara materialmente la democracia - proclamó el derecho de oposición de los individuos. La idea ya había sido estimada por algunos pensadores de la Edad Media y ella llevó al espíritu de los ciudadanos el concepto moderno de la democracia.

LA IGLESIA EN LA EDAD MEDIA

En todos los países cristianos, ya en la Edad Media, la Iglesia había acabado de organizarse. Todo el territorio estaba dividido en diócesis, cada una sometida a un obispo. Como la Iglesia prohibía el establecimiento de obispados en otros lugares que no fueran una ciudad, los reyes de Alemania habían fundado ciudades para poner en ellas obispos. Cada obispo tenía un territorio muy vasto y una escolta de caballeros, siendo por tanto un gran señor. En Alemania, donde los obispos habían recibido del rey territorios considerables, habían llegado a ser príncipes.


En los campos, los grandes propietarios habían mandado edificar iglesias y las habían dotado con tierras. El sacerdote vivía del producto de aquella tierra, y de las ofrendas de los fieles. Se le llamaba cura, porque tenía el cuidado y la cura de las almas. El territorio sometido a un cura se llamaba parroquia. Todos los aldeanos de la parroquia habían de acudir a su iglesia y obedecer al cura. Todas las aldeas tuvieron su iglesia, donde los fíeles se reunían para el culto; las iglesias tenían un campanario que se veía desde lejos y las campanas se tocaban para anunciar los actos del culto, pilas bautismales para bautizar a los niños, y alrededor de la iglesia un cementerio para enterrar a los muertos. Los aldeanos podían entonces celebrar todas las ceremonias religiosas sin acudir a la ciudad. La iglesia se consagraba a un santo que se adoraba como patrono (protector) de la aldea. Hoy todavía, la fiesta del patrono es la fiesta del pueblo y un número muy grande de pueblos llevan el nombre de su patrono San Juan, San Pedro, San Pablo, San Miguel.


Los obispos y los sacerdotes hacían vida común con los fieles a quienes guiaban, y así eran llamados secular (que vive en el siglo). Los monjes constituían el clero regular (sujeto a una regla). Vivían lejos del mundo, en comunidad, en un terreno extenso. El monasterio comprendía siempre varios grandes edificios, que muchas veces rodeaba un recinto fortificado. Delante se alzaba el hospicio donde se alojaban los visitantes, la morada del abad, la escuela, la iglesia. Detrás el convento, formado frecuentemente por cuatro edificios alrededor de un patio, comprendía el dormitorio de los frailes, las celdas donde trabajaban, el refectorio donde comían, la cocina, el frutero, la despensa, los depósitos, los talleres y la biblioteca. El patio estaba muchas veces rodeado de galerías cubiertas que se llamaban claustros.


Alrededor del convento se alzaban otros edificios, las granjas, los graneros, los establos, el lavadero, la panadería, el lagar; más tarde las viviendas de los criados y de los aldeanos que cultivaban las posesiones conventuales. Era siempre por lo menos un pueblo grande, a veces una pequeña ciudad; más de cien ciudades en Francia, por ejemplo, fueron dominios de conventos -Vézelay, Abbeville, Saint-Maixent-.
Los frailes seguían la regla de San Benito, que determinaba el empleo de todas las horas del día. Empezaban antes de amanecer por ir a la iglesia a cantar los maitines. Varias veces al día volvían al templo para otros oficios {prima, tercia, sexta, nona, vísperas). El resto del tiempo lo dedicaban al cuidado de la gente que tenían en el campo, haciendo ornamentos de iglesia, copiando manuscritos. Tenían que obedecer todas las órdenes del abad, casi siempre, un gran personaje que no vivía con los monjes.


Se creía entonces que lo que se daba a. un convento se daba a Dios o a un santo, o al patrono del convento, que sabía agradecérselo al donante. Los donaciones se hacían, no a un fraile o a un abad, sino al santo (a San Pedro, a San Martín). Los fieles, sobre todo los grandes propietarios y sus esposas, daban tierras "por la salvación de su alma" o "por el perdón de sus pecados", o para ser enterrados en la iglesia del convento. Los conventos seguían aumentando sus tierras y se fundaban nuevos conventos.


La excomunión- Los obispos y los sacerdotes daban los Sacramentos, de los que nadie se atrevía a prescindir, por miedo a quedar condenado. Podían también negarlos y prohibir la entrada en la iglesia, y a esto se llama excomulgar, es decir, excluir de la comunión. El obispo o el sacerdote, con un cirio encendido en la mano, pronunciaba una fórmula de maldición, como ésta, por ejemplo:
"En virtud de la autoridad divina conferida a los obispos por San Pedro, arrojamos al culpable del seno de la Santa Madre Iglesia, y le condenamos al anatema de una maldición perpetua. Sea. maldito en la ciudad, maldito en los campos. Malditos sean su granero, sus cosechas, sus hijos y el producto de sus tierras. Que ningún cristiano le dé los buenos días, ningún sacerdote le diga la. misa ni le dé los sacramentos. Sea enterrado con los perros. Sea maldito dentro y fuera, sus cabellos, su cerebro, su frente, sus oídos, sus ojos, su nariz, sus huesos, sus mandíbulas. Y de igual modo que hoy se apagan estos cirios que arrojo de mi mano, la luz de su vida se extinga en la. eternidad, a menos que se arrepienta y satisfaga a la Iglesia de Dios enmendándose y haciendo penitencia". Luego el sacerdote arrojaba el cirio al suelo.


La excomunión vino a ser un medio para defender las iglesias y sus tierras de las intrusiones de los seglares. Cuando un caballero maltrataba o metía en prisiones a un sacerdote o a un fraile, cuando entraba a saco en las tierras de un convento o se apropiaba bienes de una iglesia, el obispo o el abad le excomulgaba.
La excomunión servía también para obligar a los seglares a obedecer las reglas de la Iglesia. Se excomulgaba a los herejes y a los que les apoyaban. Se excomulgaba a los señores que se casaban contra las prohibiciones de la Iglesia. Estaba prohibido casarse con una prima, aun en cuarto grado, o con la madrina de un niño del cual se hubiera sido padrino. El rey de Francia Roberto se había casado con su prima Berta (995). El Papa reunió un Concilio que declaró nulo el casamiento y ordenó separarse a Roberto y a Berta, y hacer penitencia durante siete años, so pena de quedar excomulgados. Excomulgó al arzobispo de. Tours que había bendecido el matrimonio. Roberto, que amaba a su mujer, no quiso separarse de ella. Ambos fueron entonces excomulgados, y todos sus criados, excepto dos, los abandonaron.


Los señores poderosos no siempre tomaban en cuenta la excomunión. Tenían a su servicio capellanes que seguían diciendo misa para ellos y dándole los sacramentos. Felipe Augusto y Juan sin Tierra estuvieron excomulgados durante varios años.


APUNTES SOBRE EL RACISMO

El peso de las costumbres es algo parecido a la presión atmosférica, porque no nos damos cuenta de que la sobrellevamos, que dependemos de ellas, y que si resulta fácil que no nos declaremos racistas, en verdad, primero, debemos tener muy presente algunos aspectos que forman muestra auténtica posición frente a este problema. Inicialmente, debemos analizar y asimilar el significado de una serie de palabras de las que nos servimos para adentrarnos en este antiguo problema, como lo demuestran las definiciones de hombres que han estudiado este fenómeno , y que son muy ilustrativas.

Empecemos por saber que holo - es un elemento complementario que significa todo, como - holocausto - que, en tiempos de los romanos era una ceremonia religiosa en la que se sacrificaban animales para agradar a los dioses, mientras que andando la historia esta palabra ha servido para designar el sacrificio de víctimas humanas (entre los israelitas consistía en quemar a toda la víctima) y, en nuestros tiempos, holocausto , se la ha usado para designar la matanza de millones de judíos a mano de los nazis. Sigamos con la palabra miscifobia - cuyo significado es el horror a la mezcla o el complementario hetero - elemento que significa otros, desigual, diferente, heterosexual o el prefijo xeno, cuyo significado es espantarse, por lo que - xenofobia significa el odio, la repugnancia o la hostilidad a todo lo que es extranjero. Sepamos, también, que raza, viene del italiano razza que significa - clase, especie-, a su vez, palabra derivada del latín ratia, cuyo significado indicaba descendencia o linaje.

Linneo, el naturalista sueco, enumeró seis razas - Salvaje, americana, europea, asiática, africana y monstruosa, pero Blumenbach distinguió cinco: - blanca, negra, amarilla, cobriza y malaya. Y, así, aparecen los términos negro, amarillo, semítico. Durante la Ilustración, salvo Rosseau, todos aceptaron la teoría racial de europeos y no europeos. Más tarde, los europeos se dividían en varias razas - germanos, latinos y eslavos, en este mismo orden decreciente de méritos, pero todos ellos superiores a los semitas. Buffon era monogenista (origen único de las razas); otros, eran poligenistas. Estos últimos aparecen cuando la Ciencia se emancipa de la tutela eclesiástica. Pero, la raza como concepto de linaje o como grupo de hombres de características culturales o sociales, procedentes de un pasado común, ha sobrevivido a la racionalización biológica del término. Por eso, Renan debe emplear malabarismos intelectuales para rechazar la doctrina pangermanista, basada en la superioridad de la raza aria. Aunque es importante recordar que es durante los tiempos del colonialismo en el que se aplica el concepto de razas claramente inferiores.

Colette Guilaumin afirma que la ideología racista, nació en el siglo XIX por la conjunción de tres elementos 1º - Los hallazgos empíricos y filosóficos de la Ilustración (conciencia de la diversidad de culturas y postulado de la unidad de la especie humana); 2º el desarrollo de las ciencias (sobre todo de la biología, la sociología y la antropología) 3º y el progreso industrial, caracterizado por la proletarización y la colonización. Pero, la percepción del otro, como ser esencialmente distinto, es anterior al siglo XIX.

Si llamamos racismo a cualquier forma de hostilidad o desprecio, se vulgariza el vocablo, porque todo el mundo sería racista - contra los jóvenes, contra los viejos, contra los patronos, contra los obreros, contra los homosexuales, contra los intelectuales, contra los cazadores o contra los calvos o los barbudos, etc

.Así sería imposible distinguir entre el racismo y la etnofobia, la heteroofobia, la xenofobia, o el simple resabio de alteridad.


PROPIEDAD PRIVADA

La mitología, entre otras cosas, es un conocimiento importante para conocer y comprender los personajes e historias que nos cuentan los clásicos en sus libros y que corresponden a hechos que nos toca vivir, pese a la distancia de siglos que nos separan de lo que tomamos como leyendas del pasado. Y, sin embargo, muchos episodios que nos relata la mitología, todavía, hoy, pueden servirnos de enseñanzas en nuestros comportamientos.
Esta introducción nos sirve para presentar al dios romano Término.
Este dios, para los romanos, era el guardián de las propiedades, el protector de los límites y el vengador de las usurpaciones.
Durante el reinado de Saturno, los campos carecían de confines, todo era una posesión común y a eso se debía el que los romanos no tuvieran el sentido de propiedad; ellos, no establecían diferencias entre lo mío y lo tuyo, como nos ocurre a nosotros. Pero se produjo un cambio al aparecer la ambición, la codicia y la usurpación, que acarrearon querellas y procesos. Entonces, Ceres, la diosa legisladora, estableció reglas ordenando que los campos fueran separados por quienes los cultivaban y la separación consistía en hileras de árboles, piedras o cualquiera señal que indicara un límite. La preferida fue un mojón y nació la costumbre de venerarlo como un dios y le dieron el nombre de Término y le asignaron un día de fiesta, que fue la fiesta terminal. Los propietarios de tierras contiguas acudían junto al Mojón que delimitaba sus tierras, depositaban guirnaldas, lo rociaban con aceite, inmolaban corderos y lechones, y se los comían las familias reunidas.
Un hecho milagroso ocurrió para dar nacimiento al dios Término.
Tarquino, el Soberbio, quiso levantar sobre el Capitolio un templo a Júpiter y fue necesario cambiar de ubicación las estatuas, los edículos y los pedestales. Todos los dioses abandonaron sin resistirse el lugar que habían ocupado hasta entonces, solo opuso resistencia el dios Término y no fue posible moverlo de su lugar, de modo, que debió quedar emplazado en el centro del nuevo templo.
Esta fábula fue divulgada entre la gente del pueblo para demostrar que los límites de los campos son sagrados y que el usurpador que tuviese la audacia de cambiarlos debía ser entregado a las Furias.
Las Furias de hoy son las leyes que rigen la Propiedad Privada.

CONTRA LA AGRESIÓN, CASTRACIÓN

Las lágrimas perlaban su pálido rostro mientras intentaba sostener su maltratada cabeza con sus manos magulladas y llenas de cortes, moratones y arañazos.

La oscuridad sobre ella se cernió, sin poder siquiera respirar. Era como una droga que le aturdía, y, al mismo tiempo, la llena de algo en su vacío ser.

Empezó a respirar violentamente. Notaba una sensación de falta de aire que la aturdía y la mareaba.
Intentó ponerse en pie, pero los golpes que había recibido a consecuencia del párroco del pueblo, la obligaron a estar quieta.

Recordaba que la familia del alcalde del pueblo la había invitado a comer. Pero esa reunión era una trampa.
Una vez allí, conoció a su hijo, un joven de complexión fuerte, de estatura mediana y pelo oscuro. Tras la comida y cuando el alcalde y su esposa habían abandonado su casa, el hijo del alcalde cerró el pestillo, quedándose solos los dos.

Ella intentó deshacerse de él, pero el joven tenía más fuerza y la golpeaba, provocándole magulladuras.
Le hizo el amor encima de la mesa de la cocina. Los jadeos del joven se entremezclaban con los gritos de desesperación de la mujer, resonando por toda la casa mientras los objetos caían al suelo con un ruido sordo.

El joven la obligó a practicar sexo oral. La mujer vomitó al recordar el repugnante sabor a semen que le recorría la boca.

Una voz empezó a gritar en su interior:
MATA A ESE CABRÓN

Esa voz retumbó en el interior de todo sus ser y sembró en su mente una idea.

Se reincorporó y cogió una cruz.

Era una gran cruz de madero de pino, con un Cristo crucificado, el cual mostraba en su rostro, el horror y el dolor que había sufrido.

La voz seguía gritando en su cuerpo, pero resonaba diez mil veces más fuerte en su cabeza.

Se dirigió al piso superior de la casa, donde estaban los aposentos del joven. Esperaba encontrarlo dentro.

Y lo encontró.

Dentro de aquella habitación, estaba ÉL, el violador, aquel que le había destrozado todo su cuerpo y alma, distraído, completamente ajeno a lo que iba a sucederle.

La joven cogió un busto de bronce que se encontraba en una estantería y, con él, golpeó violentamente al joven en la cabeza. Todo su cuerpo se precipitó al vacío, mientras la mujer no dejaba de golpearle una y otra vez.

Una voz empezó a sonar en su cabeza, gritando:

MATA A ESE CERDO.SE LO MERECE NO TENGAS PIEDAD.

Después de haberle golpeado durante un rato, la mujer bajó a la cocina y cogió un cuchillo largo para terminar su acción.

Dio fe del principio más importante que había aprendido de su madre.

CONTRA LA AGRESIÓN, CASTRACIÓN.

Con los testículos del agresor en su mano, le clavó el cuchillo en la garganta y le dejó morir desangrado como un animal. Después, le introdujo sus genitales en la boca.

Una vez satisfecha ya su venganza, la mujer huyó de la casa, perdiéndose en el horizonte.

ACERCA DE LAS RELIGIONES

Es un hecho notable que las grandes religiones del hombre hayan nacido en Asia, como también lo es saber que el judaísmo, el cristianismo y el islamismo, las tres principales doctrinas religiosas del mundo occidental, se originaran en una pequeña área mediterránea. Asimismo es remarcable el hecho que varios inspiradores de religiones hayan vivido durante o alrededor del siglo VI a.C. Así ocurrió con Confucio y Lao-tzu, en China, Buda en la India, Zoroastro en Irán, Isaías, profeta de los hebreos, y Pitágoras, en Grecia.
La más antigua religión del mundo es el hinduismo (hindú significa perteneciente a Indus). El hinduismo abarca una gran complejidad de materias, desde el vegetarianismo al sacrificio del hombre o desde el ascetismo a la orgía - como manifestaciones externas del individuo-, hasta la profunda meditación interior. El hinduismo no es una religión misionera.
Pero, el budismo, nacido como una reforma del hinduismo, sí que es la más misionera de todas las religiones y, curiosamente, aunque el budismo se ha expandido y ha conquistado casi toda Asia, en la India, su tierra de nacimiento, casi no hay budismo. El budismo es una religión sorprendente porque no se centra en un Dios. Su mensaje tiende a la liberación del sufrimiento a través de la aniquilación del deseo para alcanzar el Nirvana o estado de beatitud.
El budismo sufrió un gran cisma, quinientos años después de sus orígenes: la rama universalista, se denominó Mahayana y a la conservadora se la llamó Thevarada; ésta, es muy fuerte en Tailandia, Burma y Ceylán, mientras que la ramificación Mahayana es más aceptada en sureste asiático, siguiendo toda la Ruta de la Seda, en Asia Central.
Gautama, era un príncipe indio que protagonizó la Gran Renunciación; seis años más tarde, recibió la consagración bajo la higuera sagrada y, entonces, tomó el nombre de Buda, que significa el Iluminado o el Despierto.
El primer rey en adoptar el budismo fue Asoka, convirtiéndose en un hombre de paz, hecho sorprendente e inusual entre los reyes de la época. El budismo se expandió rápidamente en Ceylán y Burma hasta China y Corea; por el siglo VI d.C., llegó a Japón. En China dos sistemas eran los dominantes, desde el siglo V a.C: El sistema ético de Confucio y el místico-religioso de Tao (palabra que significa camino, es decir, el Camino del Universo), que se asocia a la difusa figura de Lao-tzu: El hombre debe vivir en armonía con Tao a través de la práctica de la quietud. Estas dos, más el budismo, son las religiones tradicionales de China. En Japón, el budismo compite con el tradicional Shintoismo. Esta religión permaneció apagada en el país mucho tiempo, hasta la era de Tokugawa, en que revivió el shintoismo, ganándose su lugar como identidad nacional.
Los judíos no constituían un pueblo muy numeroso. Según la tradición, emigraron de Palestina a la Mesopotamia y su historia comienza con la huida de Egipto, encabezados por Moisés. El hecho de que el mar Rojo se abriera para darles paso, lo atribuyeron a la intervención de Dios, al quien llamaban Yahweh o Señor, decían que les había elegido como su pueblo y que Él sería su Dios, siempre que cumplieran los Diez Mandamientos. Estas normas, Dios se las había dictado a Moisés y estaban grabadas en las Tablas de la Ley, base de la Torah (El Libro). Entre otras observancias, debían practicar la circuncisión y guardar ciertos hábitos en las comidas. Los judíos religiosos del siglo XX, todavía, conservan esas normas y, por ejemplo, al igual que los árabes, se abstienen de comer carne de cerdo.
El monoteísmo, hizo surgir a una multitud de profetas que difundían estas normas éticas y la buena nueva de creer en un solo Dios.Los judíos sufrieron las dominaciones políticas y militares de otros pueblos .Estas persecuciones dieron origen a la Diáspora, es decir, ele movimiento que hizo que los judíos se dispersaron por el mundo mediterráneo y también hacia el Este. Más tarde, por la persecución cristiana, emigraron a territorios más lejanos, todavía.
El judaísmo dio origen al cristianismo. Esta religión se propagó por todo el Imperio Ro- mano y , al correr de los tiempos, durante siglos, a otros lugares del mundo. Es necesario saber que, al nacer el Islam, sus adeptos aceptaron las tradiciones del judaísmo y del cristianismo, colocando a Mahoma en la misma línea de los profetas, incluyendo a Moisés y a Jesucristo. Tras la predicación de los apóstoles, aparecieron los escritos de los llamados padres de la Iglesia y las decisiones adoptadas en las asambleas conciliares para fijar la doctrina cristiana, pero, a la vez, junto con la expansión de estas ideas religiosas, surgieron las llamadas doctrinas heréticas, que no estaban de acuerdo con esas formulaciones. Tal es el llamado nosticismo, surgido en el siglo II d.C. que tomaba como referencia el dualismo de la metafísica platónica y el pensamiento apocalíptico de origen . Tertuliano que combatió este tendencia y declaró que esta herejía era derivación directa de la filosofía pagana, también fue el primero que habló de la Trinidad para identificar en una sola sustancia a tres personas y formuló la tesis del pecado original de Adán, heredado por su descendencia como culpa colectiva. También surgió el arrianismo en Alejandría, a mediados del siglo IV. Arrio negó la divinidad del Hijo de Dios, porque había sufrido al morir en la cruz, lo que era imposible para Dios, doctrina significó el distanciamiento progresivo de la iglesia occidental de la oriental. El nestorianismo surgido en el Oriente a comienzos del siglo V, cuando el patriarca Nestorio afirmó que en Cristo había dos personas, la divina y la humana y que María era la madre de Cristo, pero no madre de Dios. Todavía, habría que citar a los monofisitas, que dieron lugar a la formación de iglesias cristianas separadas - la armenia, la siria, la copta y la etíope - que subsisten hasta hoy como tales.
El Islam ha sido una de las mayores religiones misioneras. Se expandió primero por el norte de África y, a través de España, penetró en Europa, y dirigiéndose al Este, llegó hasta la India y a algunos territorios de Rusia.
Otra religión de contornos universales, nació en Persia y se asocia con el nombre de Zoroastro o Zaratustra, figura no bien definida.. Pregona que la vida es una lucha constante entre la Luz y la Obscuridad. Se expandió por el Imperio Romano, pero quedó empequeñecida con el crecimiento del cristianismo.
Y, por último, están las religiones tribales o las que nunca alcanzaron el carácter de universales. Los griegos tenían como el Dios de los Cielos a Zeus (Júpiter para los romanos) y otros dioses menores, cada uno con una función determinada; los Escandinavos, con sus dioses Wotan, Thor y otras divinidades - que, curiosamente, proveyeron los nombres ingleses de los días de la semana- o los Germanos que tenían sus propios dioses. También hay que consignar a los Druidas, sacerdotes celtas, que fueron aniquilados por hacer sacrificios humanos. Hay un aspecto importante en la expansión de las religiones que no se menciona normalmente. Esta expansión trajo consecuencias benéficas para que aquellos territorios, que habían vivido siempre separados e ignorados, se reconocieran y se unieran. Otra consecuencia de este hecho fue que trajo aparejada la creación de rutas por las que circularon soldados, administradores, comerciantes o simples viajeros y, desde luego, los propagandistas de las religiones.
Este acto fue posible, en gran parte, por la actitud de los gobernantes de grandes imperios, como el romano o el chino, ya que permitieron la libre difusión de las distintas ideas religiosas. También, es bueno saber que, al igual que había ocurrido con la fundación de ciudades, las religiones se desarrollaron a orillas de los ríos como , el Tigris y el Eufrates (Mesopotamia), el Nilo, el Indo y los ríos de China.

LENIN SOBRE MARX

Vladimir Ílich Lenin


Carlos Marx
(…)
El socialismo

Por lo expuesto, se ve que Marx llega a la conclusión de que es inevitable la trasformación de la sociedad capitalista en socialista basándose única y exclusivamente en la ley económica del movimiento de la sociedad moderna. La socialización del trabajo, que avanza cada vez con mayor rapidez bajo miles de formas, y que durante el medio siglo trascurrido desde la muerte de Marx se manifiesta en forma muy palpable en el incremento de la gran producción, de los cártels, los sindicatos y los trusts capitalistas, y en el gigantesco crecimiento del volumen y el poderío del capital financiero, es la base material más importante del advenimiento inevitable del socialismo. El motor intelectual y moral de esta trasformación, su agente físico, es el proletariado, educado por el propio capitalismo. Su lucha contra la burguesía, que se manifiesta en las formas más diversas, y cada vez más ricas en contenido, se convierte inevitablemente en lucha política por la conquista de su propio poder político (la "dictadura del proletariado"). La socialización de la producción no puede dejar de conducir a la trasformación de los medios de producción en propiedad social, es decir, a la "expropiación de los expropiadores". La enorme elevación de la productividad del trabajo, la reducción de la jornada de trabajo y la sustitución de los vestigios, de las ruinas de la pequeña producción, primitiva y desperdigada, por el trabajo colectivo perfeccionado: tales son las consecuencias directas de esa trasformación.

DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN

El derecho de libre determinación de los pueblos o derecho de autodeterminación es el derecho de un pueblo a decidir sus propias formas de gobierno, perseguir su desarrollo económico, social y cultural y estructurarse libremente, sin injerencias externas y de acuerdo con el principio de igualdad. La libre determinación está recogida en algunos de los documentos internacionales más importantes, como la Carta de las Naciones Unidas o los Pactos Internacionales de Derechos Humanos, aunque no en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. También numerosas resoluciones de la Asamblea General de la ONU hacen referencia a este principio y lo desarrollan: por ejemplo, las resoluciones 1514 (XV), 1541 (XV) ó 2625 (XXV). Es un principio fundamental del Derecho internacional público y un derecho de los pueblos, que tiene carácter inalienable y genera obligaciones erga omnes[1] para los Estados. Incluso, de acuerdo con muchos autores, la libre determinación ha devenido norma de ius cogens.[2]

El concepto de libre determinación tiene una gran fuerza y un carácter especialmente polémico. El Comité de Derechos Humanos ha puesto de manifiesto su naturaleza fundamental, al señalar que es requisito necesario para la plena efectividad de los derechos humanos individuales. Pero su mención en el discurso político contemporáneo puede levantar temores de destabilización, incluso violenta; también se ha asociado con posiciones políticas extremistas y chauvinismos étnicos.[3] El principio no se vincula exclusivamente con el nacionalismo: por ejemplo, el marxismo define la libre determinación como el fundamento para el derecho del proletariado para autogobernarse. La Revolución francesa se considera un paradigma básico de cómo el pueblo derrocó la monarquía y la aristocracia en el poder y estableció un régimen republicano donde el pueblo se gobernaría a sí mismo.[4]

Esta multiplicidad de sentidos se deriva de que la libre determinación está estrechamente ligada al término «pueblos», término que es a su vez problemático y que no ofrece un único significado. Por el contrario, tanto la doctrina como los Estados u otros agentes internacionales han tratado de hacer valer sus respectivas concepciones.[5] A partir de 1960, la definición de los pueblos coloniales como sujetos de la libre determinación supuso un impulso esencial para la descolonización y colaboró en una auténtica universalización de la sociedad internacional. Una concepción mayoritariamente occidental considera también «pueblo» al conjunto de habitantes de un Estado unitariamente considerado, mientras que diversas minorías nacionales o pueblos indígenas dentro de Estados se han autodefinido como pueblos. Sus reivindicaciones ponen de manifiesto la tensión y los conflictos que existen entre el derecho de libre determinación de los pueblos y la integridad territorial de los Estados.

soberanía popular

El término soberanía popular se acuñó frente al de soberanía nacional, que se interpretaba de una forma restrictiva como la soberanía residente en la nación, término de difícil definición que puede identificarse con más dificultad y restringirse en su representación efectiva a las capas más elevadas de la sociedad (sufragio censitario); mientras que el principio de la soberanía popular hace residir la soberanía en el pueblo, que estaría formado por la totalidad del cuerpo social, en especial por los más humildes (el pueblo llano), y que sólo podría expresarse mediante el sufragio universal. La Soberanía popular sostenía la participación de todos los ciudadanos varones en la vida política mediante el sufragio universal. La Constitución francesa de 1793 fue el primer texto legal que estableció que "la soberanía reside en el pueblo...". Jean Jacques Rousseau, en El contrato social, atribuye a cada miembro del Estado una parte igual de la que denomina la "autoridad soberana". Esta es probablemente la primera referencia teórica sobre la soberanía popular.

De acuerdo a las diversas tesis mantenidas hasta la fecha, se puede definir como "que la residencia legal y efectiva del poder de mando de un conjunto social se encuentra y se ejerce en y por la universalidad de los ciudadanos", y particularmente en los Estados democráticos. Así el sufragio universal se convierte en un derecho fundamental y la condición ciudadana es igual para todos con independencia de cualquier otra consideración, salvo las limitaciones de edad o juicio.

domingo, 29 de enero de 2012

¿SON TODOS LOS NACIONALISMOS DE DERECHAS?

Los nacionalismos suelen ser considerados, generalmente, movimientos excluyentes, extremadamente patrióticos, pero debemos recordar que existen varios tipos de nacionalismos. El nacionalismo integrador o nacionalismo de primera generación es la representación de una sociedad conservadora, que manifestaría su apogeo en la II Guerra Mundial en los casos de la Italia de Mussolini ( que proclamaba abiertamente el fascismo), la Alemania de Hitler ( que unía la idea del pangermanismo y la creación de una raza aria) o la Unión Soviética de Stalin ( que propugnaba el paneslavismo, pero, que a diferencia de Hitler, abogaba por el sistema comunista de reparto de riqueza y en la constitución soviética se permitía el derecho de autodeterminación de los pueblos), o, más recientemente, la desintegración de la antigua Yugoslavia tras la caída del comunismo, que provocó un conflicto en los Balcanes, un conflicto étnico-religioso que provocó miles de muertos y que, todavía, no se ha resuelto.

No debemos confundir nacionalismo con regionalismo.

El regionalismo es la ideología y el movimiento político que, aún aceptando la existencia de una comunidad política superior como la nación, pretende la defensa específica de una de sus partes, una región que se distingue por su homogeneidad en lo físico, lo humano y lo cultural.
Algunos autores lo identifican con el autonomismo en oposición al centralismo.
Los propósitos regionalistas más esenciales son la adecuación de la acción estatal a las necesidades locales; un mayor acercamiento de los ciudadanos a la gestión del Estado; la supervivencia y promoción de las costumbres propias; y, en las regiones atrasadas, la consecución de una justa redistribución de la renta nacional que mejore sus condiciones económicas y sociales.
Para conseguir estos objetivos, a diferencia de lo postulado por los nacionalismos periféricos, los regionalistas no cuestionan la unidad nacional, pero sí propugnan la descentralización de forma que se adapte la actividad de los poderes públicos a las condiciones concretas de las distintas zonas.


A nivel histórico, los últimos nacionalismos son los llamados nacionalismos centrífugos. En España los casos más claros han sido (y son) Euskal Herria con el Partido Nacionalista Vasco y la izquierda abertzale y Cataluña con el surgimiento de Esquerra Republicana y Solidaritat per la Independencia. Existen, aunque en menor medida, nacionalismo en Galicia (el Bloque Nacionalista Galego), en Aragón (Chunta Aragonesista y Cuchas), en Andalucía (CUT-BAI, representado en el pueblo de Marinaleda, en la figura de su alcalde Sánchez Gordillo, actualmente en Izquierda Unida), en la Comunitat Valenciana (Bloc) y en Madrid en la agrupación Izquierda Castellana.

Los nacionalismos históricos en España, como el PNV creado por Sabino Arana en 1895, suelen tener connotaciones racistas y excluyentes ( se hablaba de la pureza del pueblo vasco), pero a lo largo del siglo XX, surgieron nacionalismos de ideas más progresistas como Esquerra Republicana de Catalunya que poseía una política social más abierta, o nacionalismos que simplemente reclaman el derecho a que su cultura, su lengua, su folclore… no caiga en el olvido, sin imponerlo al resto de personas que habitan en dicha comunidad. A nivel cultural, no podemos afirmar que España es una sola cultura: no es lo mismo el folclore andaluz, que el vasco o el catalán. Reconocer que existen diversos paradigmas culturales dentro de tu propio país es ser realista; pero imponer tus ideas sobre los demás, atenta a la libertad de las personas.

RESULTADOS

Sin embargo, afirmar que todos los nacionalismos son malos es caer en una equivocación:
Existen grupos que se califican como nacionalistas, pero realizan una política socio-económica no excluyente y a favor de la mayoría. Es el caso del nacionalismo andaluz, del CUT-BAI, representado en el pueblo de Marinaleda (Sevilla) en la figura de su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo.

Estos son los principales datos económicos que demuestran su labor:

• La mayor parte de la economía local gira en torno a la cooperativa popular, instalada en una granja de la localidad donde son cultivadas y se hacen conservas de alcachofas, pimiento y otras legumbres.


• El salario de todos los trabajadores, sin importar cuál sea su puesto, es de 47 euros por jornada, seis días por semana, a razón de 1.128 euros al mes por 35 horas semanales. Los gastos no son muy elevados como el precio del alquiler de la tierra. Además se calcula que unos 600 de sus 2700 habitantes disfrutan del PER. Se trata de uno de los únicos lugares en España en el que la tasa de paro es prácticamente cero y además la localidad consigue dar trabajo a vecinos de otros municipios.


• Los beneficios de las cooperativas son empleados para financiar otras acciones.


• Marinaleda ha llevado a cabo una peculiar gestión urbanística, una excepción local dentro de la crisis de la vivienda que actualmente tiene lugar en España derivada de la especulación inmobiliaria. Llegó a protagonizar noticiarios de toda España cuando se conoció la noticia de que era posible tener casa en este pueblo por no más de 15 euros al mes, ayudando uno mismo a la construcción de su vivienda. Éste constituye otro de los éxitos de la administración y del sistema organizativo de Marinaleda. Consiste precisamente en haber sabido organizar la distribución del suelo de forma que se evite la especulación y el precio de las viviendas sea el justo. Un tercio del territorio municipal ha sido adquirido bien mediante la compra o bien mediante las expropiaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento. El alquiler de las casas alcanza el precio de 15,52 euros por mes. El Ayuntamiento ofrece a aquellos que lo necesitan un terreno y proporciona mediante ayudas los materiales necesarios para la construcción de la vivienda que realizan los propios inquilinos o bien éstos pagan a alguien que les remplace. Los obreros que construyen la casa son albañiles profesionales contratados por el ayuntamiento que asesoran a los vecinos y realizan los trabajos más complicados. Los futuros vecinos no saben cuál del grupo de casas que se construyen será la suya en el futuro. El Ayuntamiento percibe los beneficios que las plusvalías puedan entrañar.


Fuente: página web del ayuntamiento de Marinaleda



Otro ejemplo de que existe un nacionalismo de izquierdas, se da en Euskal Herria.
http://www.gara.net/paperezkoa/20111213/309312/es/Nacionalismo-e-izquierda

Extractos del artículo:

El uso perverso de los términos de los que hablo hace que se den por buenas cosas que de hecho no lo son, y pondré un ejemplito que pienso que habla por sí solo. Si se mira el mundo sindical (me parece que tal como están las cosas muy limitado y baste ver el porcentaje de afiliados) surgen algunos crujidos que echan por tierra todas las generalizaciones del lenguaje que señalo: así, en Euskadi, los sindicatos considerados «nacionalistas» (ELA, LAB, STEE-EILAS, EHNE, Hiru...) mantienen posturas de lucha y resistencia frente a la patronal y al gobierno supuestamente de izquierdas que les sirve como fieles lacayos; por el contrario, el sindicalismo de obediencia estatal (CCOO y UGT, fundamentalmente) es de suponer que deberían mantener posturas de izquierdas y sin embargo chapotean en el fango de las componendas, de los consensos a la baja con la patronal (Confebask) y con el gobierno de López, de algunas de cuyas consejerías son dirigentes destacados; como muestra baste el botón del Departamento de Educación en el que el desembarco de cuadros de CCOO se ha dado en tromba; como no podía ser de otro modo, con semejante copo de puestos nadie va a morder la mano de quien les da de comer, y en vez de luchar tales enchufados se dedican a frenar la combatividad de los trabajadores y sus justas reivindicaciones.
Si alguien quiere ver posturas de izquierda en el campo político, desde luego en el caso vasco sucede algo parecido: postulados más resistentes, más radicales, más de izquierdas se pueden hallar en partidos y organizaciones nacionalistas (soberanistas) y no, por ejemplo, en el gobierno del llamado partido socialista, al que por cierto apoya el PP... Quizá por aquello de más vale roja que rota (aunque más que roja en este caso es rosa palo).



Otro ejemplo de nacionalismo de izquierdas es el caso de la Chunta Aragonesista (Aragón) que Se consideran influidos por las experiencias del movimiento socialista, de los movimientos por la emancipación social y nacional, y de las corrientes ecopacifistas, feministas y humanistas o el

 Bloque Independentista de Cuchas (coalición de la organización juvenil Purna, el Centro Social Autochestionau A Enrestida, la organización feminista A Clau Roya, el colectivo universitario Universidat (antes Unibersidá) y el partido político Puyalón) que se creó en el 2007 con el objetivo de unir y coordinar todo el movimiento de la izquierda independentista Aragonesa. Hoy, 5 años después, donde el BIC se continúa trabajando paraaconseguir un Aragon libre, antipatriarcal, socialista y revolucionario.

Otra definición de nacionalismo de izquierdas es el propugnado en los estatutos del Bloque Nacionalista Galego (BNG) que, como firma en este artículo su principal partido la UPG,

 ¿Quién es el gallego patriota?
Escrito por UPG-histórico

Cuando el capitalismo ha llegado a la fase monopolista, cuando, como el Estado imperial español, la oligarquía no tiene patria ni nacionalidad, para personalizar este motivo, cuando un pueblo como el nuestro, se somete a un acuerdo político fuerte y progresivo, económico y cultural ..., continuación, el gallego Patriotas es la forma revolucionaria de estar en Galicia, es una manera de ayudar a crecer el movimiento impetuoso-revolucionaria del pueblo gallego, que es el camino correcto para luchar contra la dominación colonial y la opresión de nuestro pueblo por el estado imperialista española.

Por otra parte, que ahora está en Galicia patriota?

Es Patriota en Galicia, que luchan contra el colonialismo que padece nuestro pueblo y su independencia, soberanía, es decir de nuestra patria, porque la solución es la manera de explotación están sujetos a las camadas populares de nuestro país por el estado imperialista español, y la independencia significa el triunfo de las masas populares en contra de tal explotación.

Patriotas de Galicia que luchan contra la ideología dominante es la ideología españolista, se originó por los intereses monopolistas de la oligarquía que domina el Estado imperial español.

Es patriotas que realmente se asentaron en nuestra tierra y guía de sus cultivos de acuerdo a la realidad política DISA. A los Patriotas a su realidad es lo que más preocupa, aunque ya no se basan en la realidad de los demás.

Es de los Patriotas, que desarrolla su lucha de la realidad económica, social y cultural de nuestra tierra y que en términos políticos, tiene una traducción de la soja: estamos bajo el dominio colonial del Estado imperial español.

Patriotas que están involucrados en la resistencia política, militando y luchando robusteciendo Partido para la Liberación Nacional y el Galicia Social.

Patriotas es, pues, que fortalecer la unidad de la camada en torno a este objetivo popular, la lucha contra todos los oportunistas y traidores a todos.

Patriotas que no están subordinados a las estrategias que no tienen nada que ver con los intereses de nuestro pueblo y lo sometería un nuevo tipo de opresión colonial.

Es patriotas que entender que en nuestra tierra, iguales derechos a ningún otro pueblo en su propia tierra.

Así que los Patriotas gallego son verdaderamente internacionalistas, porque sabe que la lucha de su pueblo es parte de una lucha más grande de todos los oprimidos y colonizados los países del mundo en su comunicado del imperialismo y el colapso del capitalismo. Los Patriotas saben que los gallegos tienen que realizar una lucha de liberación nacional contra los ataques de los estados imperialistas y el sistema capitalista mundial.

El U.P.G. es una organización gallega patriota y comunista cuya objetivos son a corto plazo:

- La destrucción del ESTADO ESPAÑOL colonial.

- La liberación de la basura EXPORTACIÓN populares gallegos El Colonial se ven sometidos.

- La creación de un estado democrático y popular gallega, de ninguna manera de una sociedad socialista.

El U.P.G. entiende que en este momento organizaciones muchos similares en el mundo de la lucha por la liberación de la política social, económica y cultural de sus pueblos. Recientemente: Vietnam, Mozambique, Guinea, Cabo Verde, Camboya, etc. Asegurarse de que el pueblo gallego es parte de la lucha de liberación nacional en todo el mundo contra el imperialismo, sabemos que no es práctico coordinar el enemigo común, y se entregó a esa nota, en particular en la lucha por la liberación de los pueblos Vasco y el catalán (véanse las resoluciones PSAN (p), ETA, UPG) y mantener contacto con el IRA, la UDB, y cualquier organización que están dispuestos a admitir, en la teoría y práctica, Galicia es un país reprimido, una colonia del Estado imperialismo español.

El U.P.G. por lo tanto, considera que la tarea central de los revolucionarios en Galicia y desarrollar y fortalecer el movimiento nacional-revolucionario, el Movimiento Patriótico de Galicia.

El U.P.G. pide a todos los populares gallegos camadas, y sobre todo el proletariado, así como los revolucionarios y progresistas en general y unirse cada vez con más fuerza alrededor de la ejecutiva política a todos los patriotas gallegos:

El objetivo es la caída del español de nuestro país Estado imperialista colonial.

Por el derecho gallego a la autodeterminación.

Texto extraído de la página del Frente Popular Gallego http://frentepopular.gl/

Y, otro ejemplo más de nacionalismo de izquierdas es el de Esquerra Republicana de Catalunya y la Candidatura d'Unitat Popular (CUP). Según los estatutos del propio partidos se definen como:

Esquerra se declara de izquierdas, favorable a la república y a la independencia de Cataluña, entendida ésta como nación catalana o Países Catalanes, un conjunto que englobaría todos los territorios de habla catalana (básicamente las actuales comunidades autónomas de Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares, una franja del territorio de Aragón fronteriza con Cataluña (la llamada Franja de Poniente), Andorra y la denominada Cataluña Norte o Francesa (conocida en castellano como la región del Rosellón).Esquerra propugna la independencia de Cataluña por la vía pacífica. Rechaza activamente el uso de castellano como lengua y rechaza la violencia y participa activamente en las instituciones políticas con el objetivo de conseguir por la vía democrática el derecho a la autodeterminación. Participó en la disolución de la banda terrorista Terra Lliure, después de lo cuál algunos miembros se incorporaron a las filas de ERC.
Esquerra Republicana de Catalunya.
Estatuts

La CUP es una organización política asamblearia de alcance nacional, que se'' extendiendo los Países Catalanes y que trabaja para un país independiente, socialista, ecológicamente sostenible, territorialmente equilibrado y desligado de las formas de dominación patriarcales.
La Candidatura de Unidad Popular (CUP) se articula como espacio útil para todas aquellas personas y colectivos con voluntad transformadora que luchan por la libertad de nuestro pueblo, con la intención de ser un espacio de confluencia de los movimientos cívicos y populares , en la lucha por la liberación nacional y social de los Países Catalanes.
A través de sus asambleas locales, la CUP está presente actualmente en unos setenta municipios, donde desarrolla acción política dentro y fuera de las instituciones locales. A pesar del limitado margen de acción de los ayuntamiento, la CUP trabaja sobre las posibilidades de modificar la actual municipalismo regionalista y construir un proyecto de país basado en los municipios y sus representantes.
Por otra parte, la CUP tiene proyección nacional y de hecho es visto ya como uno de los responsables de la actual crecimiento del independentismo. La CUP es y seguirá siendo uno de los actores más comprometidos en las iniciativas populares que preparan la ruptura con los estado español y francés (consultas por la independencia, asamblea de concejales de los Países Catalanes, manifestaciones históricas como la del 10 de julio del 2010 ...).

Candidatura d'Unitat Popular

2. Brota inevitablemente una pregunta: 

¿No es propio de cualquier tradición de izquierdas que se precie el respeto a la voluntad popular, a la libertad, a la federación, y la defensa de la justicia? No hace tantos años así lo era y lo que hoy es utopía, locura, egoísmo, etnicismo, puro espíritu fenicio y más cuestiones de esta índole...era entonces un derecho, el de la autodeterminación.


Sanchez Gordillo: "Ser nacionalista de izquierda no es incompatible con ...

El PP Critica la Izquierda (Mas Aún)


LOS FACHAS SON UNOS HIJOS DE PUTA,PERO HAY RECONOCER QUE SON INTELIGENTES ( PARA ESO VAN A COLEGIOS DE PAGO Y CONTROLADOS POR LA IGLESIA) PERO LO PEOR DE TODO ES QUE LA GENTE CREE LAS SANDECES Y LAS PALABRAS CARENTES DE SIGNIFICADO DE SUS MÍTINES Y DISCURSOS.
CONCLUSIÓN: DEBEMOS CREAR UNA CONCIENCIA REVOLUCIONARIA A TRAVÉS DE LA EDUCACIÓN Y EL FOMENTO DEL PENSAMIENTO CRÍTICO PORQUE SINO NOS VAN A JODER BASTANTE

viernes, 27 de enero de 2012

TRABAJO Y SALARIO: UN POCO DE HISTORIA

La primera teoría moderna del salario, la teoría del nivel de subsistencia o salario mínimo, en el siglo XVII, subraya que el salario estaba determinado por el consumo necesario para que la clase trabajadora pudiese subsistir.
Más tarde sería desarrollada por Adam Smith y David Ricardo, que defendían que los salarios se determinaban a partir del coste de subsistencia y procreación de los trabajadores, y que los sueldos no debían ser diferentes al coste.
La teoría de los salarios de Marx, una variante de la de Ricardo, sostenía que en un sistema capitalista la fuerza laboral rara vez percibe una remuneración superior al nivel de subsistencia, pues los capitalistas se apropian de la plusvalía generada por los trabajadores, sumándola a sus beneficios.
La teoría del salario mínimo fue modificada al incorporara el concepto de demanda de trabajo como principal determinante del nivel de salarios; era la teoría liberal de la oferta y la demanda como únicos reguladores del mercado. Stuart Mill propugnaba la teoría del fondo de salarios: la demanda de trabajo, definida como la cantidad de dinero que los empresarios están dispuestos a pagar para contratar a trabajadores, determina el nivel salarial.
Esta teoría fue sustituida por la de la productividad marginal que intenta determinar la influencia de la oferta y la demanda de trabajo: los salarios tienden a estabilizarse en torno a un punto de equilibrio donde el empresario obtiene beneficios al contratar al último trabajador marginal. Es una teoría inexacta pues supone que existe competencia perfecta e ignora el efecto que genera un aumento de los salarios sobre la productividad y el poder adquisitivo de los trabajadores.
Según Keynes, principal opositor a esta teoría, los aumentos salariales pueden producir un crecimiento del consumo y no del ahorro, lo cual genera una mayor demanda de trabajo; a pesar de que haya que pagar mayores salarios, se consigue una mayor riqueza gracias a una disminución del nivel de desempleo.
Casi todos coinciden con Keynes en que mayores salarios no tienen por qué provocar un menor nivel de desempleo, pero uno de los efectos negativos de un aumento salarial es el incremento de la inflacción, ya que aumenta el coste de los productos.
Dado que la participación de los salarios permanece estable a lo largo del tiempo, los salarios aumentan si aumenta la productividad.
La cara opuesta de esta moneda son las huelgas “a lo japonesas”: los trabajadores realizan un nivel enorme de productos. Al aumentar el número y si no aumenta la demanda, se produce una bajada de los precios con el objetivo de ser más accesibles a la gente; pero llegado al extremo frena los beneficios de la empresa y la plusvalía.

UN TEXTO DE LEONARDO BOFF SOBRE JUAN PABLO II

Juan Pablo II, el gran restaurador
El Pontificado de Juan Pablo II ha sido largo y complejo. Sólo le haremos justicia si lo consideramos dentro de un amplio marco de temas que desde hace mucho tiempo preocupan a la Iglesia.
¿Cuál es la característica fundamental de este Papado? La restauración y el retorno a la gran disciplina. Juan Pablo II no se caracterizó por la reforma, sino por la contrarreforma. Representó la tentativa de detener un proceso de modernización que irrumpió en la Iglesia desde los años 60 y que estaba interesando a todo el cristianismo.De este modo retrasó el ajuste de cuentas que la Iglesia está haciendo en relación a dos graves problemas que la martirizan desde hace cuatro siglos.
El primero está ligado al surgimiento de otras iglesias como consecuencia de la Reforma Protestante del siglo XVI, que fracturó la unidad de la Iglesia romano-católica y la obligó a tolerar otras iglesias que interpretaba como cismáticas y heréticas.
La segunda gran cuestión deriva de la modernidad de las luces, con el surgimiento de la razón, de la tecnociencia, de las libertades civiles y de la democracia. Esta nueva cultura colocaba en jaque la revelación de la cual la Iglesia se siente portadora exclusiva y denunciaba la forma en que la Iglesia se organiza institucionalmente: como una monarquía absolutista espiritual en contradicción con la democracia y la vigencia de los derechos humanos.
En relación a las iglesias evangélicas, la estrategia del Vaticano apuntaba a la reconversión a fin de restaurar la antigua unidad eclesiástica bajo la autoridad del Papa.
Hacia la sociedad moderna la relación era de crítica y condena de su proyecto emancipatorio y secularizador con miras a recrear la unidad cultural bajo la égida de los valores morales cristianos.
Las dos estrategias fracasaron. Las otras iglesias crecieron y se afirmaron en todos los continentes. La sociedad moderna, con sus libertades, su ciencia y su técnica se convirtió en el paradigma para el mundo entero. La Iglesia católica se vió transformada en un bastión de conservadurismo religioso y de autoritarismo político.
Fue obra del buen sentido y la osadía de un Papa, Juan XXIII, la convocatoria de un Concilio Ecuménico para enfrentar valientemente aquellas dos cuestiones no resueltas.
Efectivamente, el Concilio Vaticano II (1962-65) asumió como lema, no más el anatema sino la comprensión, no más la condena sino el diálogo. Respecto a las otras iglesias inauguró el diálogo ecuménico, que presupone la aceptación de la existencia de otras iglesias. Respecto al mundo moderno se planteó una reconciliación con las esferas del trabajo, la ciencia, la técnica, las libertades y la tolerancia religiosa.
Pero aún faltaba el tercer ajuste de cuentas: con los pobres, que son la gran mayoría de la humanidad. Fue mérito de la Iglesia latinoamericana el recordar que no existe solo un mundo moderno desarrollado sino también un submundo subdesarrollado, que suscita una pregunta incómoda: ¿Cómo anunciar a Dios como Padre en un mundo de miserables? Sólo tiene sentido anunciar a Dios como Padre si somos capaces de sacar a los pobres de la miseria, si convertimos esta realidad de mala en buena.
Es precisamente lo que hicieron los sectores más dinámicos en Latinoamérica, animados por algunos profetas como Helder Camara. La consigna era la opción por los pobres y contra la pobreza.
El viraje alentó a muchos cristianos a ingresar en los movimientos sociales de liberación y hasta en frentes armados, mientras numerosos obispos y cardenales asumieron un papel destacado en el combate a las dictaduras militares y en la defensa de los derechos humanos, entendidos principalmente como derechos de los pobres.
Juan Pablo II fue elegido Papa cuando estaba en curso ese proceso. Su Pontificado se situó desde el comienzo en la contracorriente de estas tendencias que eran dominantes. Seguramente fueron determinantes en su postura su origen polaco y los círculos de la Curia Romana, marginalizados pero no derrotados por el Concilio Vaticano II.En Roma el nuevo Papa se encontró con la burocracia vaticana, conservadora por naturaleza, que pensaba lo mismo que él. Se estableció así un bloque histórico poderoso Papa-Curia con la meta de imponer la restauración de la identidad y la antigua disciplina.
Las condiciones personales de Juan Pablo II lograron realizar de la mejor manera ese proyecto, gracias a su figura carismática, a su innegable irradiación, a su habilidad de dramatización mediática.
Para realizar su designio de restauración se dotó de instrumentos adecuados. Reescribió el derecho canónico para que encuadrara toda la vida de la Iglesia, hizo publicar el Catecismo Universal de la Iglesia Católica y con ello oficializó el pensamiento único dentro de la Iglesia. Quitó poder de decisión al Sínodo de Obispos, sometiéndolo totalmente al poder papal, así como limitó el poder de las conferencias continentales de obispos, de las conferencias nacionales episcopales, de las conferencias de religiosos en los niveles nacional e internacional, marginalizó el poder de participación decisoria de los legos y negó plena ciudadanía eclesial a las mujeres, relegadas a funciones secundarias, siempre lejos del altar y del púlpito.
Junto con su principal asesor, el cardenal Joseph Ratzinger, el Papa profesaba una visión agustiniana de la historia, para la cual lo que realmente cuenta es sólo lo que pasa a través de la mediación de la Iglesia, portadora de salvación sobrenatural. Según esa visión, lo que pasa por la mediación de los hombres y de la historia no alcanza la altura divina y es insuficiente ante Dios.
Esta postura lo indujo a una fundamental incomprensión de la teología latinoamericana de la liberación. Esta afirma que la liberación debe ser obra de los propios pobres. La Iglesia es sólo una aliada que refuerza y legitima la lucha de los pobres. Para el cardenal Ratzinger esta liberación es meramente humana y carente de relevancia sobrenatural.
Es preciso destacar que el Papa tuvo una visión corta y simplista de este tipo de teología, que interpretó con la lógica de sus detractores y, hoy lo sabemos, a partir de las informaciones que la CIA le suministraba, particularmente sobre la influencia de los teólogos de la liberación en Centroamérica. La interpretó como un caballo de Troya del marxismo que él estaba obligado a denunciar, en razón de la experiencia adquirida sobre el comunismo en su Polonia natal. Se convenció de que el peligro en Latinoamérica era el marxismo, cuando el verdadero peligro siempre ha sido el capitalismo salvaje y colonialista con sus élites antipopulares y retrógradas.
En Juan Pablo II prevalecía la misión religiosa de la Iglesia y no su misión social. Si hubiera dicho «vamos a apoyar a los pobres y a comprometer a la Iglesia con las reformas en nombre del Evangelio y de la tradición profética», otro hubiera sido el destino político de América Latina.
Por el contrario, organizó la restauración conservadora en todo el continente: desplazó a obispos proféticos y designó a obispos distanciados de la vida del pueblo, cerró instituciones teológicas y sancionó a sus docentes.
Hubo una gran contradicción entre las actitudes del Papa y sus enseñanzas. Hacia afuera, se presentaba como un paladín del diálogo, de las libertades, la tolerancia, la paz y el ecumenismo; pidió perdón en varias ocasiones por los errores y condenas eclesiásticas en el pasado; se reunió con líderes de otras religiones para rezar, unidos, por la paz mundial. Pero dentro de la Iglesia acalló el derecho de expresión, prohibió el diálogo y produjo una teología con fuertes tonos fundamentalistas.
El proyecto político-eclesiástico asumido por el Papa no resolvió los problemas que se había planteado en relación a la Reforma, la modernidad y la pobreza. Mas bien los agravó, retrasando un verdadero ajuste de cuentas.
Las limitaciones de su estilo de gobierno de la Iglesia no impidieron que Juan Pablo II alcanzase la santidad personal en un grado eminente. Así fue, en el marco de una religión «a la antigua» con gran devoción hacia los santos y especialmente a Nuestra Señora, a las reliquias y a los lugares de peregrinación. Fue hombre de profunda oración. A veces al orar se transfiguraba y empalidecía, otras veces gemía y vertía lágrimas. Una vez lo sorprendieron en su capilla particular extendido en el suelo en forma de cruz, como en éxtasis, a semejanza de los iluminados españoles del siglo XVI.
¿A quién le corresponde la última palabra? A la historia y a Dios. Nosotros sólo podremos acceder a la historia, que nos dirá cuál fue su real significado para el cristianismo y para el mundo en esta fase de cambio de paradigmas y de cambio de milenio.
Leonardo Boff, teólogo de la liberación, en 1985 fue castigado con un año de «silencio obsequioso» y depuesto de sus funciones editoriales y académicas en el campo religioso por las autoridades doctrinales del Vaticano.

INTRODUCCIÓN AL CONCEPTO DE IMPERIALISMO

He aquí algunos antecedentes. Al cumplirse el primer cuarto del siglo XX, Japón, en menos de cincuenta años, de ser un país prácticamente medieval, en una vertiginosa ascensión, se había transformado en una potencia militar y marítima. Ocupando Formosa, prácticamente, controlaba el mar de la China, pero los objetivos finales de Japón eran los territorio continentales de China y de Corea. Esta presencia japonesa en la zona, es el punto de partida del cese de Gran Bretaña como la primera potencia de Asia; por eso, los británicos recurrieron a Rusia para oponerla a la expansión japonesa.
La señal de la pérdida de prestigio británico es la ocupación de Port Arthur por los rusos. Rusia, obtenía ayuda económica de su aliada Francia, que necesitaba para afianzarse en los dominios de Corea, Manchuria y Mongolia exterior. Son tres los imperialismos que se disputan la hegemonía de Asia:
- Gran Bretaña, instalada en la India, lo que le permite el absoluto dominio del océano Indico;
- Rusia, se enseñorea desde Siberia hasta Turkestán, con los ojos puestos en China,
- Japón que, desde Corea y Formosa, también codicia a China.
Pero, además, otras potencias europeas, aunque en menor escala, estaban instaladas en Asia: Francia en Indochina y Holanda en Insulindia, aunque son los tres grandes imperialismos los que pretenden el dominio de China. Gran Bretaña, poseedora del dominio del mar (Great Britain rules the waves) no estaba integrada en la comunidad europea por su reiterado aislamiento. Esta circunstancia la lleva a aliarse con Japón, como preventivo anti-ruso; a su vez, Rusia, aliada de Francia, cuyos intereses en Asia eran importantes para ella, encabezaba el apoyo de los países continentales, formando lo que podría llamarse el imperialismo terrestre como respuesta al reto al poderoso imperialismo marítimo de Japón e Inglaterra.
Además, aparece en el mapa una nueva potencia marítima, Estados Unidos, lo que transforma significativamente el equilibrio mundial, porque entonces Gran Bretaña ha dejado de ser, en solitario, la reina de la mares.
Este tercero en discordia ha subido vertiginosamente en sus niveles de producción industrial y, como consecuencia, conquista el primer lugar en el mundo: su capitalismo alcanza los mismos niveles del capitalismo británico. Por parte, su potencia económica y productiva transforma a Estados Unidos en el país rector, en lo político y en lo industrial en las tres Américas, consolidando aún más su poderío con la conquista de las Filipinas.
Gran Bretaña cedió posiciones en Asia ante los avances de Japón y los Estados Unidos de Norteamérica, pero buscó su compensación en África, ocupando el Sudán y estableciendo la República Bóer.
Son tres los imperialismos que se disputan la hegemonía de Asia:
- Gran Bretaña, instalada en la India, lo que le permite el absoluto dominio del océano Indico;
- Rusia, se enseñorea desde Siberia hasta Turkestán, con los ojos puestos en China,
- Japón que, desde Corea y Formosa, también codicia a China.
Pero, además, otras potencias europeas, aunque en menor escala, estaban instaladas en Asia: Francia en Indochina y Holanda en Insulindia, aunque son los tres grandes imperialismos los que pretenden el dominio de China.
Gran Bretaña, poseedora del dominio del mar (Great Britain rules the waves) no estaba integrada en la comunidad europea por su reiterado aislamiento. Esta circunstancia la lleva a aliarse con Japón, como preventivo anti-ruso; a su vez, Rusia, aliada de Francia, cuyos intereses en Asia eran importantes para ella, encabezaba el apoyo de los países continentales, formando lo que podría llamarse el imperialismo terrestre como respuesta al reto al poderoso imperialismo marítimo de Japón e Inglaterra.
Además, aparece en el mapa una nueva potencia marítima, Estados Unidos, lo que transforma significativamente el equilibrio mundial, porque Gran Bretaña ha dejado de ser, en solitario, la reina de la mares.
Este tercero en discordia ha subido vertiginosamente en sus niveles de producción industrial y, como consecuencia, conquista el primer lugar en el mundo: su capitalismo alcanza los mismos niveles del capitalismo británico.
Por parte, su potencia económica y productiva transforma a Estados Unidos en el país rector, en lo político y en lo industrial en las tres Américas, consolidando aún más su poderío con la conquista de las Filipinas.
Gran Bretaña cedió posiciones en Asia ante los avances de Japón y los Estados Unidos de Norteamérica, pero buscó su compensación en África, ocupando el Sudán y estableciendo la República Bóer.

UN TEXTO QUE ME PASARON DEDICADO AL GRAN FERNANDO FERNÁN-GÓMEZ

Este escrito, que comparto con una amiga de la farándula y del arte sobre las tablas, luchadora incansable de la izquierda, además de una despedida para el actor Fernando Fernán Gómez, creo que es un reencuentro con la “vieja libertad”, aquella por la que muchos dimos el pecho y que hoy no sabemos del todo hacia dónde ha ido semejante sacrificio… Te lo remito porque quiero compartirlo contigo en la seguridad de tu aprecio con la causa:


El Parlamento, donde reside la soberanía popular según los textos legales, puesto en pie, aplaude a Fernando Fernán Gómez, el anarquista. El Presidente del Gobierno, socialista, del Alcalde conservador de Madrid, del Ministro de Cultura. El Estado, y el país, delante de la bandera roja y negra. La misma que muchos pretenden criminalizar hoy como hace un siglo… Ante el último acto del actor más genial.

Demuestra, a quien quiera entender, que el amor libre, el apoyo mutuo, la fraternidad, el internacionalismo, el pacifismo, la justicia social, la emancipación de los explotados y otras aspiraciones libertarias, no son ideas de violentos grupúsculos radicales antisistema afines a la extrema izquierda con oscuras conexiones en montañas no tan lejanas…

Igualar a los fascistas presentes en la calle con asesinatos recientes y continuados, como se está haciendo, más o menos solapadamente, con los anarquistas, utilizando el sobado argumento de que los extremos se tocan, es absurdo y, sobre todo, muy mal intencionado. No es cierto ahora ni lo fue nunca. Fernando Fernán Gómez no era un extremista ni nada que se le parezca. Cómico de profesión, persona razonable, tipo cabal, equilibrado, culto, cercano, valleinclanesco, renacentista, eterno perseguidor de los misterios del libre albedrío, obrero del escenario y académico: intachable ciudadano.

En el Teatro, a la vista de todos, sobre el escenario, Fernando Fernán Gómez recita sus últimos versos mudos, envuelto en la bandera anarcosindicalista. Fuera, en la calle, hace frío. En las paredes, carteles contra la inmigración. En los periódicos y radios, racismo de baja intensidad; inmigración ordenada, caridad, condescendencia…

Nadie habla de fronteras criminales ni del odio a los pobres o al emigrante, ambos tan fascistas. Si los inmigrantes vinieran con dinero, como hicieron los fugitivos nazis en los cuarenta, o los turistas europeos a Benidorm y similares especimenes durante los sesenta, o los jeques árabes en la maltratada Marbella municipal de los setenta (dos mil), quienes los asesinan y apalean irían a recibirlos a Barajas con una banda de “majorettes” tipo la peli de “Bienvenido Mr. Marshall”, o con La Tuna Estudiantil de Derecho, o con demostraciones folklóricas y patrioteras… E incluso, con un vino español acompañado de tortas manchegas... Siempre ricos contra pobres, el capital contra el proletariado: esa es la cuestión.

Este caso, el de ricos contra pobres, ilustra perfectamente la debilidad del razonamiento, más bien “tic” mental, según el cual los extremos se tocan… Quienes son extremadamente ricos y quienes son extremadamente pobres, igualados en las conciencias de los profesionales de la equidistancia; quienes matan y quienes mueren en el mismo lodo.

Aunque el “tiempo haya borrado el caminito”, Fernando Fernán Gómez y otros como él han dejado pistas. En tiempos de confusión, intoxicación y violencia extrema, en Lavapiés y en desiertos lejanos, una voz clara y rotunda se eleva sobre las demás sin decir nada. Desde el silencio nos llega una última voluntad emocionante del anarquista muerto. Para que no haya dudas. La “rojinegra” bandera libertaria.


A FERNANDO FERNÁN GÓMEZ, a su lucha honesta y a los valores que su vida representa.
Salud y III República, Alrosoler

jueves, 26 de enero de 2012

Soy un devoto del hombre - Al Pacino - Pactar con el Diablo

¿Por qué tienes que cargar con ese maldito saco de piedras? ¿por Dios? ¿Por que si? Por Dios… Está bien, te daré información de primera mano acerca de Dios.
A Dios le gusta observar, es un bromista. Piensa, dota al hombre de instintos, os da esta extraordinaria virtud, ¿y que hace luego? Los utiliza para pasárselo en grande, para reírse de vosotros al ver como quebrantais las reglas.
Él dispone las reglas y el tablero, y es un auténtico tramposo.
Mira, pero no toques. Toca, pero no pruebes, prueba pero no saborees. Y mientras os lleva como marionetas de un lado a otro, ¿qué hace él? ¡Se descojona, se parte el culo de risa, es un payaso! ¡Es un sádico! ¡Es el peor casero del mundo!…¡¿y adoráis eso?! Nunca.
- Mejor reinar en el infierno que servir en el cielo, ¿verdad?
- ¿Por qué no? Yo tengo los pies sobre el mundo desde que comenzó este puto juego. He alimentado todas las sensaciones que el hombre ha querido experimentar, siempre me he ocupado de lo que quería y nunca le he juzgado, ¿por qué? Por que nunca le he rechazado, a pesar de todas sus imperfecciones. ¡Soy un devoto del hombre! Soy un humanista…puede que el último humanista. ¡Quién en su sano juicio, Kevin, podría atreverse a negar que el siglo XX ha sido mio por completo, todo mio Kevin! Todo mio…mio…estoy pletórico. Ha llegado mi oportunidad, nuestro momento…

RAZAS Y PUEBLOS

Todos los hombres pertenecen a una misma especie. Pero difieren unos de otros por la estatura, la forma del cuerpo, de la cara y del cráneo, la contextura de los cabellos, el color de la piel, del pelo y de los ojos. Estas diferencias son bastante grandes para que se haya concebido la idea de clasificar a los hombres en razas. Se llama raza al conjunto de los individuos que se parecen entre sí, y que se diferencian de todos los demás por ciertos caracteres. Comúnmente los hijos se parecen a los padres, los rasgos distintivos de la raza son hereditarios. El hijo del negro tiene el pelo rizado y la piel negra, lo mismo que su padre.
Se ha tratado de clasificar a todos los hombres de la tierra en razas, como se ha clasificado a todos los animales en especies. Tal es el objeto de la Antropología. Para hacer esta clasificación, se han estudiado y medido las diferentes partes del cuerpo, buscando los caracteres que se encuentran en las generaciones sucesivas, y que podrían considerarse distintivos de una raza. Se ha tratado de clasificar a los hombres por la estatura, el color, la contextura del pelo y, sobre todo, la proporción entre la largura y la anchura del cráneo. Se ha llamado a loe cráneos anchos braquicéfalos, cabeza corta, y a los cráneos largos dolicocéfalos, cabeza en forma de almendra.
Se ha llegado a observar que la mayor parte de estos carac¬teres no son fijos. Los padres tienen los ojos o el pelo claros, sus hijos pueden tener los ojos o el pelo oscuro. Es, por tanto, muy difícil separar a los hombres en grupos bien definidos. Los antropólogos difieren acerca de la división en razas y en el número de éstas. No hay acuerdo casi más que para reconocer tres o cuatro razas claramente distintas.
La raza amarilla tiene la piel amarilla, los pómulos salientes, los ojos pequeños y oblicuos, el pelo liso, la barba escasa. Comúnmente es braquicéfala. A ella pertenecen los chinos, los mongoles y los turcos, y puebla el Asia oriental y del Norte.
La raza negra tiene la piel negra, la nariz aplastada, los labios gruesos, el pelo rizado. Es dolicocéfala. A ella pertenecen los negros que pueblan el África y que han sido transportados a la América tropical.
La raza blanca tiene la piel clara, la nariz y los labios delgados, el pelo suave, ondulado o rizado, la barba abundante. La forma de la cabeza varía. Es la raza que ha poblado toda Europa, el Asia occidental y el Norte de África, a la que pertenecen los europeos y los árabes.
La raza, roja tiene la piel cobriza, el pelo liso, los rasgos fisonómicos semejantes a los de los amarillos. Se la considera producto del cruzamiento de los amarillos con los negros. A esta raza pertenecen los Pieles Rojas que poblaban toda América antes de la llegada de los europeos.
Estas razas comprenden la gran mayoría de los hombres que habitan el globo. Quedan todavía pueblos acerca de cuya clasificación no se está de acuerdo: los hotentotes del África austral, los hombres pequeños de piel negra y braquicéfalos de la India , los negros de Australia y de Nueva Guinea, los polinesios.
Las razas no son más que grupos naturales de hombres que se asemejan por caracteres físicos. Pero no todos los que pertenecen a una raza hablan la misma lengua, ni creen formar en conjunto un mismo pueblo. Por el contrario, los de raza diferente pueden tener el mismo idioma y ser conciudadanos. Los negros de las Antillas francesas hablan el francés y son ciudadanos franceses.
Comparando las lenguas habladas en todos los países del mundo, se han hallado semejanzas que han permitido clasificarlas, y tal es el objeto de la ciencia llamada Lingüistica. Se ha observado que varias lenguas, muy distintas hoy, derivaban de un mismo tronco, que se había transformado de modo distinto en diferentes países. El francés, el italiano, el español, son formas transformadas del latín, que es lengua madre de las tres. Se dicen hermanas las lenguas que se encuentran en este caso.
Se ha descubierto parentesco entre lenguas hoy tan distintas que el pueblo que habla la una no entiende una palabra de la otra. Se ha llegado de esta suerte a clasificar, si no todas las lenguas del mundo, al menos todas las de los pueblos civilizados, y a agruparlas en unas cuantas familias. Todas las lenguas de los pueblos blancos se han clasificado en dos familias. Las semíticas, habladas por los pueblos del Asia occidental, son: el árabe, el siriaco, el hebreo, el fenicio, el asirlo. Las arias se hablan en toda Europa y parte de Asia, y son el sánscrito, lengua de los antiguos indos, de que se han derivado los actuales del Norte de la India ; el zendo, hablado por los antiguos persas; todas las lenguas germánicas de que han salido el alemán, el inglés, el holandés, el danés, el sueco;el griego; las lenguas célticas, en otro tiempo habladas en Francia e Inglaterra, y de que quedan restos en Irlanda, en Escocia, en el país de Gales, en Bretaña; las itálicas, de la que la principal, el latín, dio origen a todas las lenguas llamadas romances: francés, italiano, español y portugués, rumano, y las eslavas, el polaco, eheco, ruso, servio, búlgaro.
Al descubrirse este parentesco de las lenguas, se creyó prime¬ramente que correspondía a un parentesco de raza, que todos los pueblos de idioma ario descendían de un mismo grupo humano y constituían una misma raza, y se habló de "raza aria" y de "raza semita". Ha llegado a buscarse "la cuna de la raza aria", es decir, el país de donde habrían venido los antepasados comunes de todos estos pueblos: indos, persas, griegos, italianos, celtas, germa¬nos, eslavos. Se ha buscado primeramente en las altas montañas al Norte de la India , "la meseta del Pamir", luego en las estepas de Rusia, al Norte del mar Negro o en las llanuras del Báltico. Se ha acabado por comprender que la lengua no tiene nada de común con la raza, puesto que no constituye un carácter hereditario. El individuo habla la lengua que se le enseña de niño, no la de su padre. El niño negro hablará francés si ge cría en una colonia francesa, inglés si en una colonia inglesa. El lingüista Max Müller ha dicho: "El etimologista que habla de raza aria, de pelo y ojos arios, comete tan gran pecado como cometería el lingüista que hablase de diccionario dolicocéfalo o de gramática braquicéfala".
Las lenguas, lo mismo que las religiones, se comunican por la educación, no por el nacimiento. No hay que confundir, por tanto, la comunidad de idioma con la de raza. Las gentes de un mismo país hablan comúnmente el mismo idioma, porque viven juntas. Tienen también las mismas costumbres, las mismas leyes, los mismos jefes. Forman un grupo cuyos miembros se consideran unidos entre sí y solidarios. Consideran extranjeros a los hombres de oro grupo, muchas veces los tratan como enemigos. Cuando un grupo es poco numeroso y lo forman salvajes, lo denominamos tribu. Los grupos bastante numerosos para ocupar un territorio grande son pueblos. Los grandes pueblos, los más civilizados, unidos desde larga fecha bajo un mismo gobierno, son naciones. Pero no todos los hombres de un mismo pueblo son de la misma raza. En los períodos prehistóricos, los cráneos de las gentes de una misma tribu, que se encuentran juntos en la misma sepultura, son muchas veces de razas diferentes. Ninguna de las grandes naciones de hoy se ha formado con gentes de una sola raza.

LA PAZ ARMADA

La paz armada (1871-1914) fue una de las causas más notorias de la Primera Guerra Mundial. Las continuas tensiones entre Estados a causa de conflictos tanto nacionalistas como imperialistas dieron lugar a que cada Estado destinara gran cantidad del capital estatal a la inversión de la industria de armamento y al fomento del ejército. Todo ello dio lugar a un complejo sistema de alianzas en las que las naciones se hallaban en conflicto sin estar en guerra. Paz armada es un notable oxímoron (términos contradictorios).
Francia y Alemania
Desde 1848, los sentimientos nacionalistas promovidos especialmente por los románticos alemanes exaltaban la idea de que cada individuo pertenecía a una Nación. Este nuevo concepto englobaba a todas aquellas personas con una cultura, raza e historia común. Estas teorías y pensamientos inspiraron a personajes como Otto von Bismarck, que lucharía por la unificación del Zollverein creando así una Nación para todos aquellos de cultura y habla alemana. De esta manera se arrebataron los territorios de Alsacia y Lorena a Francia. Estos dos territorios eran ricos en minerales y favorecían enormemente a la economía francesa, por lo que Francia y Alemania estaban ya en conflicto desde este momento

Crisis Balcánicas
Los Balcanes siempre han sido un importante punto de conflictos, ya que se mezclan diversidad de pueblos, idiomas, religiones, etc. El Imperio Austrohúngaro y el Imperio Ruso buscaban acrecentar su influencia en los Balcanes aprovechando la debilidad del Imperio Turco. El Imperio Austrohúngaro se resistía a la voluntad de los eslavos del sur de unirse. Esto se debía a que Austria deseaba tener una salida al Mediterráneo a través de Serbia. Por otra parte, El Imperio Ruso defendía la creación de esta unión puesto que, siendo sus aliados, también podría salir al mar a través de sus puertos. Además, Rusia estaba atemorizada por una posible expansión austriaca. En este contexto, se desencadenaron tres crisis. En 1908 Austria se anexiona Bosnia, que la administraba desde 1878, provocando la cólera de Rusia. En 1912 se creó la Liga Balcánica gracias a las políticas paneslavistas de Rusia. Esta liga se componía de Serbia, Bulgaria, Grecia y Montenegro. De esta forma se obligaba a Turquía a abandonar sus últimos territorios a excepción de Estambul y se reconocería la independencia de Albania. En 1913 una nueva guerra enfrentó a serbios con búlgaros. Los serbios contaban con el apoyo de otros estados y la victoria fue aplastante, los búlgaros debieron ceder grandes territorios a Serbia. Estas hostilidades se verán reflejadas posteriormente en el sistema de alianzas que se creó a causa de la Paz Armada.
Enfrentamientos coloniales
Italia con Alemania
El imperialismo fue una causa importante de las rivalidades entre ciertas potencias. Por un lado, Italia tenía ya problemas en cuanto a colonias se refiere. Al igual que el resto de los Estados, Italia deseaba tener grandes territorios en África que explotar. Estos deseos le fueron privados cuando Francia le arrebató su única colonia próxima al territorio italiano, Túnez. Ésta fue la causa del resentimiento de Italia hacia Alemania, que no se haría presente hasta 1915 cuando Italia deja el bando de los Imperios Centrales para pasarse al de los Aliados tras el Tratado de Londres. Esto se debió al deseo de Italia de poseer territorios coloniales, entre ellos, Túnez.
Francia y Gran Bretaña con Alemania
Alemania deseaba tener la zona de Marruecos. Para ello, en 1905 el gobierno alemán ofreció su apoyo al sultán de Marruecos para establecer allí un protectorado alemán y así resistir las presiones de los franceses que se hallaban en pleno expansionismo colonial por el norte de África. El káiser Guillermo II llegó a desembarcar en Tánger para mostrar su apoyo al sultán. Para resolver esta situación, en 1906 se convocó la Conferencia de Algeciras, que frustró las aspiraciones alemanas al convertir Marruecos en un protectorado franco-español. A causa de esta frustración, la resentida Alemania protagonizo en 1911 un nuevo incidente. Con motivo de una insurrección en el sur de Marruecos, el gobierno de Berlín envió barcos de guerra al puerto de Agadir. Al final, Alemania conseguiría ampliar su colonia de Camerún a cambio de abandonar Marruecos, aunque Gran Bretaña se había puesto incondicionalmente al lado de Francia. Este incidente haría que Francia y Gran Bretaña se enemistaran con Alemania.
Consecuencias
Todas estas hostilidades entre Estados tanto por conflictos nacionalistas como por conflictos coloniales se vieron reforzadas por conflictos hegemónicos. Inglaterra había sido la primera potencia mundial durante la Primera revolución industrial y Alemania lo había sido en la Segunda. Además ambos países poseían una flota naval en continuas fricciones que traían conflictos una y otra vez. Esta situación de hostilidad entre Estados creó un complejo sistema de alianzas: La Triple Entente, formada en principio por Francia, Gran Bretaña y Rusia; y la Triple Alianza, formada por Alemania, el Imperio Austro-Húngaro e Italia