¿POR QUÉ ESCRIBIMOS?

AL NO PODER ACEPTAR QUE SOMOS LIBRES EN JAULAS, NOS MOVEMOS EN MUNDOS DE PALABRAS QUERIENDO SER LIBRES

COMPAÑEROS DE LUCHA EN PLUMA AFILADA

AVISO TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

Blog bajo licencia Creative Commons

Licencia de Creative Commons

TODOS LOS TEXTOS ESTÁN REGISTRADOS

POEMAS, CUENTOS Y ESCRITOS REVOLUCIONARIOS DE DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Para utilizar primero y siempre sin ánimo de lucro ha de consultar al autor. Daniel Fernández Abella todos los derechos reservados.

lunes, 8 de agosto de 2016

EL DEBER DE COMUNICAR

Las empresas tienen el deber de comunicar. La necesidad de aparecer en los Medios de Comunicación marca la supervivencia de una empresa o de un político.

Los grupos humanos constituyen siempre una sociedad en que encontramos una estructura y una dinámica. En la estructura hay distintos elementos que dan una organización peculiar a cada grupo-sociedad. Es común la jefatura y también variedades de roles tales como los de hombre y mujer. Las instituciones de justicia son también frecuentes en grupos que tienen algún grado de desarrollo.

Cada estructura da las bases para la dinámica social que es la interacción que se da entre individuos y subgrupos o parcialidades de la sociedad. En última instancia esta dinámica es simplemente una expresión de los requerimientos u objetivos de los individuos que componen esa sociedad. Los que se ven forzados para alcanzarlos a accionar conforme al orden social que se ha generado en la respectiva sociedad.

La presencia constante en los MDC garantiza la transmisión del mensaje: la aparición de debates, tertulias, redes sociales… permite una mayor difusión del contenido del mensaje, generando reacciones en la opinión pública, a favor o en contra, pero manteniendo la idea fundamental: la presencia constante en los MDC.

En una sociedad globalizada, dotada de grandes herramientas de comunicación, las empresas o instituciones deben enviar siempre información; bien dando un mensaje o bien omitiendo datos las empresas y los seres humanos siempre comunican.

La saturación de información es una de las técnicas propagandísticas utilizadas por las empresas: a través de los diversos heurísticos o líderes de opinión, recibimos el mundo bajo una perspectiva determinada: ellos nos dicen sobre qué hablar creando corrientes de opinión, manipulando a la opinión pública de forma sutil ya que esta no lo ve como una imposición y se muestra reactiva al mensaje que se transmite.

La sobresaturación de información impide el desarrollo de un pensamiento crítico ya que una gran cantidad de información necesita un tiempo para procesarla y entenderla: aquí la línea que separa información de propaganda se desvanece. La sobresaturación y la dosificación son técnicas propagandísticas; la visión del mundo de una forma parcial y partidista impide el conocimiento real de la situación y, por ende, puede ser considerado una forma de manipulación ya que visualiza el mundo de una forma parcial y partidista. Hay que recordar que toda empresa, aunque sea informativa, tiene un fin económico y se debe a sus accionistas e inversores.


Ninguna empresa va a admitir que realiza propaganda por las connotaciones históricas que tiene: siempre venderán un servicio público pero lo cierto es que vemos el mundo a través de los medios de comunicación que deciden que es noticia y que no. Volvemos al dilema clásico de Whittman y Bernays, ¿debe ser el periodismo una herramienta para educar a la opinión pública con un sentido crítico o simplemente una herramienta que nos diga sobre qué pensar a través de pseudoacontecimientos e información desfigurada e incompleta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario